El mejor hincha del mundo

Sebastián Carrera fue el único seguidor del Puerto Montt que se presentó en el estadio de su rival./R. C.
Sebastián Carrera fue el único seguidor del Puerto Montt que se presentó en el estadio de su rival. / R. C.

El chileno Sebastián Carrera animó solo a su equipo frente a 4.000 forofos rivales | Sus esfuerzos le han valido la nominación de la FIFA al premio 'The Best' a la afición más destacada del año

JAVIER GUILLENEA

. Cuando el Puerto Montt marcó su primer gol en el campo de su rival, el Coquimbo Unido, no se hizo el silencio en las gradas porque allí estaba Sebastián Carrera dando el do de pecho como un solo hombre. Festejó, gritó, lanzó su gorra, agitó la bandera albiverde de su equipo del alma y continuó animando sin descanso a los visitantes para que siguieran presionando. Se jugaban mucho. Si ganaban, abandonarían los puestos de descenso a la tercera división.

Impulsados por su hinchada, los del Puerto Montt ganaron el partido 2 a 1 gracias a un gol de Leandro Delgado que desató el delirio del único puertomontino que había acudido al estadio Francisco Sánchez Rumoroso para ver el encuentro. Sebastián Carrera, totalmente solo tras una de las porterías, no paraba de moverse y lanzar consignas de aliento. Al otro lado, alrededor de 4.000 barristas del Coquimbo se desgañitaban para silenciar sus cánticos.

Aquello ocurrió el 22 de octubre de 2017 en el estadio de la ciudad chilena de Coquimbo. Casi un año después, Carrera se enfrentará a hinchadas mucho mayores. Sus solitarios esfuerzos por llevar a su equipo hacia la victoria en campo contrario le han valido la nominación de la FIFAal premio 'The Best' a la mejor afición del año. Deberá competir contra los miles de seguidores peruanos, japoneses y senegaleses que viajaron a Rusia para animar a sus equipos en el Mundial. El resultado de este encuentro se conocerá el próximo día 24.

Sebastián llegó a Coquimbo de madrugada después de un fatigoso viaje de 1.500 kilómetros que tardó en recorrer veinte horas. Durmió en la playa, almorzó y, una hora antes del comienzo del partido, se dirigió a la puerta del estadio reservada para los visitantes. Cuando llegó, se encontró con el acceso cerrado y las miradas de sorpresa de los porteros, que a esas alturas ya no esperaban a nadie. «Me preguntaron cuántos venían detrás de mí y yo les dije que no sabía», relató más tarde el hincha solitario.

Resultó que solo él había hecho el esfuerzo de recorrer tantos kilómetros para animar a su equipo, lo que puso en un aprieto a los responsables del estadio, que no sabían muy bien dónde colocarlo. Finalmente, decidieron abrir la puerta y acomodar a Sebastián en las desérticas gradas destinadas a los visitantes, donde apostaron a varios guardias de seguridad para evitar que la barra del Puerto Montt se desmandara.

Los jugadores albiverdes salieron al césped, levantaron la cabeza en busca de los suyos y vieron a Sebastián Carrera. Allí, en mitad de la nada, el hincha enarbolaba la bandera del equipo ante la incredulidad de los 4.000 seguidores del Coquimbo. «El partido fue espectacular. Cuando salieron los jugadores, me vieron solo y me saludaron. Yo cantaba con el alma. Canté los noventa minutos mientras los contrarios me gritaban algunos improperios», recordó Sebastián.

El duelo de gargantas fue desigual, pero el puertomontino contaba con una ventaja. A diferencia de sus oponentes, Sebastián tenía todo el espacio del mundo para bailar, saltar y hasta hacer la ola si hubiera querido. El espectáculo era él, el resto no contaba. «Fue un poco chocante. Me impresionó cuando cantaban ellos en la gradería de enfrente.Te pones a pensar muchas cosas, pero lo importante es alentar al equipo, que no se sientan solos, que tengan el respaldo de una ciudad. Aunque allí estaba yo solo, detrás de mí hay muchos hinchas. Yo canté por ellos», explicó.

Con el triunfo ya en la mano, los jugadores del Puerto Montt le dedicaron la victoria. «Este triunfo es para ti, gracias por confiar en nosotros y seguirnos hasta acá sin importar nada, dejaste todo por tu equipo», escribió el albiverde Juan Pablo Abarzúa en Twitter.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos