Mercedes y Red Bull prometen pelea para despedir la temporada

Carlos Sainz homenajea este fin de semana con un casco especial a su ídolo Fernando Alonso, decimosegundo al termino de la jornada

D. SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

Aunque está todo resuelto, más allá de peleas menores en la zona media de la clasificación del Mundial de pilotos, la escudería Mercedes no va a salir a especular ni de paseo en el Gran Premio de Abu Dabi, la última cita del año en la Fórmula-1. Quizá sea aquí donde Valtteri Bottas pueda recibir el homenaje que se merece, si Lewis Hamilton le deja y permite que el finlandés no cierre la temporada sin subirse a lo más alto del cajón. Visto lo visto el viernes en los últimos entrenamientos libres del año, pueden lograrlo, si son capaces de frenar a los Red Bull.

Y es que, aunque la despedida de Fernando Alonso copa todo el protagonismo en el circuito de Yas Marina, tanto Max Verstappen como Daniel Ricciardo mostraron un gran rendimiento en las dos sesiones de libres. El holandés especialmente, ya que después de quedarse sin victoria en el GP de Brasil por culpa de Esteban Ocon, llega a la prueba final con ganas de resarcirse. No obstante, la idiosincrasia propia del trazado de Abu Dabi no dejó que fuera un viernes fácil.

La presencia de los neumáticos hiperblandos conforme avanzaba el anochecer en Abu Dabi hizo que todos los pilotos tuvieran que extremar las precauciones, ante la posibilidad de que hubiera ese temido 'graining' que tanto afecta al rendimiento. Uno de los que más lo padeció, aunque al final de su tanda larga en los segundos entrenamientos libres, fue el propio Alonso, cuyas ruedas, especialmente en el tren delantero, mostraban los típicos surcos propios de esa temida 'dolencia' que afecta a los neumáticos cuando no llegan al rango óptimo de temperatura.

Se antoja un fin de fiesta movido. Si bien no hay nada relevante en juego, más allá de unas pocas posiciones en la zona media de la clasificación de ambos mundiales -pilotos y constructores-, todos quieren dejar una buena sensación, especialmente los que se van o cambian de equipo. Carlos Sainz, que homenajea este fin de semana a Alonso con un casco especial, es uno de ellos. El madrileño finalizó la jornada justo delante de su ídolo, a quien sustituirá en McLaren a partir de la próxima semana, cuando se suba al McLaren MCL33 por primera vez durante los test de pretemporada que ha planificado Pirelli. Marcó el decimosegundo tiempo.

 

Fotos

Vídeos