Historia de superación

Petra Kvitova, juego, set y partido frente a la vida

La tenista checa Petra Kvitova celebra un triunfo en Wimbledon. /Glyn Kirk (Afp)
La tenista checa Petra Kvitova celebra un triunfo en Wimbledon. / Glyn Kirk (Afp)

La tenista checa sufrió serios cortes en el brazo y la mano al defenderse de un robo, un incidente que casi provoca su retirada

JONAY ANTÓNMadrid

Petra Kvitova (29 años) es actualmente la número seis del mundo. Tiene 27 títulos en su carrera, entre ellos, dos Wimbledon (2011 y 2014) y un bronce olímpico logrado en los últimos Juegos que se celebraron en Río de Janeiro en 2016. Con una zurda que envidia la mayoría del circuito tenístico, destaca por su revés a dos manos, su golpe característico, además de tener un buen saque. Se hizo un nombre en este deporte cuando en 2011 ganó el Grand Slam de la hierba de Londres a la rusa Maria Sharapova. Con 21 años y a principios de 2012, estuvo a punto de ser la número uno en las semifinales del Open de Australia. Sin embargo, esta vez Sharapova no le dejó ni llegar a la final ni ocupar el trono de la WTA. Asimismo, en 2014 ganó su segundo Wimbledon, frente a la irregular y polémica tenista canadiense Eugenie Bouchard, una promesa que se quedó en el camino.

Consolidada ya en el circuito, todo cambiaría a partir de un fatíditico 20 de diciembre de 2016. Un hombre la atracó en su casa de Prostejov (República Checa) con la excusa de que abriera el agua caliente. Cuando Kvitova quiso darse cuenta de la situación, tenía un cuchillo en su cuello. No obstante, si hay algún adjetivo que se le pueda atribuir a la checa es el de ser valiente. Ante tal ataque, se defendió con su mano y su brazo izquierdo y logró tirar el objeto afilado al suelo. Sin embargo y como declaró en el juicio ante el posible sospechoso en febrero de 2019, las consecuencias fueron fatales. «Me cortó todos los dedos de mi mano izquierda y también los nervios del pulgar e índice. Hoy en día la movilidad de mis dedos no es del 100% y no tengo sensibilidad en las puntas del pulgar y del índice», afirmó la checa, que estuvo entre cinco y seis meses sin poder jugar.

No fue fácil la recuperación, no solo por el aspecto físico, también por el psicológico. Las islas canarias, lugar habitual de preparación de Kvitova, fue una vez más el escenario para recuperarse de ambos factores. Además, sufrió la ruptura con Radek Meidl, su pareja en aquel momento. «Perdí la sonrisa por algún tiempo», reconoció Kvitova antes de volver a jugar Wimbledon en 2017. Asimismo, el 25 de junio de aquel año, una semana antes del inicio del Grand Slam británico, consiguió ganar el torneo de Birmingham, curiosamente, frente a la actual número uno, la australiana Ashleigh Barty.

«Gracias a mi equipo por apoyarme sin saber si volvería a coger una raqueta en mi vida»

Como es lógico, el camino fue duro, pero la checa ha demostrado en muchas ocasiones su carácter luchador que le ha convertido en un ejemplo de superación. Entre 2018 y 2019, ha logrado siete títulos, entre ellos el Mutua Open de Madrid (última vez en 2018), o lo que es lo mismo, el Masters 1000 de la capital española, siendo la tenista femenina que más veces ha ganado este título. Además, en 2019 estuvo a punto de ganar la final del Open de Australia pero en la final perdió contra la japonesa Naomi Osaka. En el discurso posterior al acabar el encuentro, Kvitova quiso, pese a estar muy emocionada, mostrar su agradecimiento pese a que se le cortaba la voz. «Gracias a mi equipo por apoyarme sin saber si volvería a coger una raqueta en mi vida. Gracias por ayudarme a ser positiva en momentos tan difíciles. Espero seguir con salud y volver aquí el año que viene», dijo levantando al público 'aussie'. Y nadie duda de que la 'zurda de Bilovac' va a volver a ganar un grande. Su competitividad, su servicio, su revés y su fácil adaptación a cualquier tipo de superficie (18 títulos en pista dura, cinco en tierra batida y seis en hierba) hacen que sea siempre candidata a todo torneo.

Las claves

Tocando el cielo en Wimbledon. En 2011, con 21 años, saltó a la fama con un triunfo en la hierba londinense ante Maria Sharapova. Tres años después, repitió título con una final impecable frente a Eugenie Bouchard.

Medallista olímpica. Logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con su victoria ante la estadounidense Madison Keys.

El gran susto. En diciembre de 2016 fue asaltada en su casa de Prostejov por un hombre armado con un cuchillo que le provocó cortes en el brazo y la mano que pusieron en riesgo su carrera deportiva.

Regreso a las pistas. En sólo unos meses, ya estaba de nuevo disputando la edición de Roland Garros de 2017.

Vuelven los éxitos. Ha logrado siete títulos en los últimos tiempos, entre ellos el Mutua Madrid Open en 2018, y llegó a la final del Abierto de Australia este año, cayendo ante Osaka.