Asturias creará 15.000 puestos de trabajo en 2019, según el BBVA

Miguel Cardoso y Yolanda Martínez-Bajo, esta mañana./MARIO ROJAS
Miguel Cardoso y Yolanda Martínez-Bajo, esta mañana. / MARIO ROJAS

La entidad bancaria prevé en su estudio sobre la situación económica de la región un crecimiento del PIB del 2,5% en 2018 y del 2,6% el próximo año || La subida del precio del petróleo, los aranceles impuestos por Trump y la incertidumbre política, principales riesgos para la economía del Principado

Daniel Fernández
DANIEL FERNÁNDEZGijón

Desde septiembre de 2018 y hasta diciembre de 2019 «se crearán en Asturias unos 15.000 puestos de trabajo». Esa es la previsión del BBVA que recoge su informe sobre la situación económica de la región y las perspectivas de crecimiento para el próximo año y que ha sido presentado esta mañana en Oviedo por el responsable de BBVA Research, Miguel Cardoso, y la directora territorial Noroeste de la entidad, Yolanda Martínez-Bajo. Según estas predicciones, el Producto Interior Bruto de la región crecerá este año un 2,5% y el próximo ejercicio el aumento será del 2,6%. De cumplirse estas previsiones, Asturias completaría un lustro de crecimiento anual medio del 2,6%, tal y como recalcó Cardoso.

Pese al crecimiento, lo cierto es que el informe 'Situación de Asturias' del BBVA constata, como lo vienen reflejando otros informes e indicadores, una desaceleración en el crecimiento de la economía asturias, puesto que el pasado año el PIB asturiano registró un 3,5% de crecimiento, un punto más que la previsión para el presente ejercicio.

Aún así, apunta Miguel Cardoso, la economía de la región «mantiene un crecimiento fuerte» para 2018. El informe del BBVA refleja que el PIB regional creció un 0,5% de media trimestral en el primer semestre del año, una décima por debajo de la media nacional. Para la segunda mitad del año, los indicadores analizados para realizar este estudio apuntan a un aumento de la economía regional del 0,6% por cada trimestre, por lo que, si estas previsiones se cumplen, el PIB asturianos podría crecer un 2,5% al cierre del presente año. De cara a 2019, la economía regional podría crecer en un 2,6%, una décima más que la previsión para este año.

El menor ritmo de crecimiento que se espera para 2018 respecto al ejercicio anterior se explica, según el responsable del centro de estudios del BBVA, Miguel Cardoso, en la pérdida de dinamismo del consumo privado y de las exportaciones, «pese al buen comportamiento» de la inversión. En concreto, apunta, la moderación en el consumo coincide con un «agotamiento de la demanda embalsada durante la crisis» y un cotexto económico menos favorable, debido, principalmante, al encarecimiento de los precios del petróleo.

Este estancamiento del consumo afecta, principalmente, al comercio y a la industria, que ha experimentado un frenazo en su actividad, debido, sobre todo, a la menor demanda de acero para la construcción de vehículos por la crisis del diésel que vive el sector. También el turismo ha visto una caída en sus pernoctaciones y el BBVA advierte de un «cierto agotamiento» en el sector debido a la ralentización de la demanda interna, que no pudo ser compensada por las visitas de extranjeros.

Por contra, el sector de la construcción está en expansión. Está lejos aún de los niveles precrisis, pero el repunte del sector se está notando en la venta de viviendas -en 2017 se vendieron 9.216, un 21,2% más que en 2016- y en el mayor número de contrataciones. Sin embargo, estos datos no se están trasladando a los precios, que muestran una «tímida recuperación».

Aunque el mercado laboral «reduce su dinamismo» en la segunda mitad del presente año, el informe del BBVA destaca a los servicios públicos y a la construcción como los sectores «con mayor vigor» en la generación de empleo. Y estos dos sectores serán, según la previsión de la entidad bancaria, dos de los principales motores en la generación de empleo en lo que resta de 2018 y el próximo año. Desde septiembre y hasta diciembre de 2019, el BBVA cree que, en un contexto del crecimiento del 2,5 y el 2,6%, en Asturias podrán crearse 15.000 empleos. Esta generación de empleo reduciría la tasa de paro hasta el 11,1% en la región.

Aún así, la economía asturiana cuante con riesgos externos que pueden frenar estas perspectivas positivas. Según el informe del BBVA, la subida del precio del petróleo, que afecta directamente a reducir la renta de los hogares y en el aumento de los costes de producción; la política proteccionista de EE UU, con la imposición de aranceles a los metales (acero y aluminio, principalemnte) y la incertidumbre política generada por el 'Brexit' y la inestabilidad política italiana son los principales riesgos externos para la economía regional. En clave interna, la moderación en la creación de empleo en las zonas más turísticas de España -se espera una caída generalizada- y la inestabilidad política por el desafío independentista catalán son los principales elementos que pueden afectar en mayor o menor medida al crecimiento de la economía regional.

Es por ello por lo que desde BBVA Research se incide en la necesidad de insistir en políticas que ayuden a la reducción de las tasas de desempleo, temporalidad de los contratos y a incrementar la productividad. Por ello, y como principales retos para la economía de la región, apunta la entidad bancaria a «aprovechar las oportunidades de la cuarta revolución industrial, mejorar el capital humano, atraer el talento, la adopción de las nuevas tecnologías y un incremento del tamaño medio de las empresas».

Las perspectivas económicas que recoge el BBVA en su estudio sobre Asturias son más halagüeñas que otros informes. Es el caso del presentado el lunes por la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), que preveía para Asturias un crecimiento del PIB de la región del 2,5% en 2018 (el mismo dato que maneja BBVA Research) y del 1,9% en 2019 (siete décimas menos que la previsión del BBVA).

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos