Los autónomos piden también un subsidio para cuando se les agote su paro

El presidente de ATA, Lorenzo Amor./Archivo
El presidente de ATA, Lorenzo Amor. / Archivo

ATA reclama también que se calcule la pensión con toda la vida laboral, cuotas reducidas e incluso exenciones dependiendo de los ingresos, entre otras medidas

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Si ayer fueron los empresarios, hoy son los autónomos quienes escriben su carta de peticiones al nuevo gobierno que se forme tras las elecciones del 28 de abril. Así, ATA, la asociación que representa a la mayor parte de este colectivo, ha hecho público un informe en el que recoge 35 propuestas para que se lleven a cabo a lo largo de este año con el objetivo de impulsar el emprendimiento ya que -aseguran- «las expectativas son menos halagüeñas» que en 2018, cuando se dieron de alta casi 58.000 nuevos trabajadores por cuenta propia.

Entre estas medidas, destaca la implantación de un subsidio para los que agoten la prestación por cese de actividad. En este sentido, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, aseguró durante la presentación que «no tiene sentido» que los trabajadores por cuenta propia mayores de 52 años que hayan agotado el que se conoce como 'paro de los autónomos' se queden fuera del subsidio por desempleo para mayores de 52 años -aprobado el pasado viernes por el Gobierno-, más cuando desde enero la cotización por cese de actividad ha pasado a ser obligatoria. Se trataría, por tanto, también de una ayuda de 426 euros al mes pero que, a diferencia del mencionado subsidio, tendría una duración de seis meses improrrogables.

A su vez, dentro de las medidas encuadradas en el bloque de protección social y pensiones, ATA plantea al Gobierno que la pensión de los autónomos se calcule teniendo en cuenta toda su vida laboral, pero que un 75% proceda de los mejores años y un 25% de los peores. En la actualidad, se computan según los últimos 22 años cotizados (en 2022 serán los últimos 25), pero en varias ocasiones se ha planteado el debate sobre si ampliarlo a toda la vida laboral, introduciendo la posibilidad de poder eliminar los años peores (sin precisar cuántos), tal y como dejó caer la anterior ministra Fátima Báñez.

De igual manera, exigen ampliar la jubilación activa al 100% a todos los autónomos, y no solo a los que tengan trabajadores a su cargo, así como poder realizar aportaciones voluntarias al RETA al inicio del ejercicio para que computen como una base mayor y que los societarios puedan deducirse las cuotas en el Impuesto de Sociedades.

El TRADE digital

Dentro del bloque de incentivos al emprendimiento, ATA demanda que sea obligatorio darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) incluso aunque ésta no sea su actividad habitual, pero a cambio solicita eximir de cotización a los que tengan ingresos que no superen la mitad del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) anual (6.300 euros al año) y plantea una serie de reducciones a las cuotas. Así, quieren una tarifa plana de 30 euros al mes para los estudiante menores de 25 años que se lancen a emprender, otra de 60 euros para los autónomos que tengan ingresos inferiores al SMI (12.600 euros) durante dos años, prorrogables a otros dos y tarifa plana para los que contraten a su primer trabajador. Para fomentar el emprendimiento femenino, piden una tarifa plana de 30 euros durante dos años para las mujeres del ámbito rural y que se amplíe la tarifa plana de 60 euros de 12 meses a 24 meses para las autónomas que se reincorporen a la actividad tras la maternidad.

Además de medidas para luchar contra la morosidad, reducir cargas administrativas y disminuir la presión fiscal, quieren luchar contra los falsos autónomos estableciendo un salario mínimo del TRADE de 1.050 euros al mes, así como crear la figura del TRADE digital cuando el 75% de su facturación provenga de plataformas digitales.

Temas

Reta