Arcelor y los sindicatos no logran sellar el acuerdo marco

Instalaciones de Arcelor en Gijón./José Simal
Instalaciones de Arcelor en Gijón. / José Simal

La empresa retira su última oferta, que solo contó con los apoyos de UGT y USO

LAURA CASTRO

El acuerdo marco, que rige las relaciones laborales y salariales entre Arcelor y los trabajadores desde el año 2000, se encuentra en estos momentos bloqueado. La empresa retiró esta mañana su última oferta, tras la reunión mantenida con los sindicatos en Bilbao, al no obtener un respaldo mayoritario.

Las asambleas celebradas a principios de esta semana en las factorías del grupo siderúrgico en España ya habían dejado clara la disparidad de opiniones. Mientras que los de CC OO rechazaron por amplia mayoría la oferta de Arcelor, los de UGT y USO decidieron respaldarla. Solo quedaba por conocerse la postura que adoptaría la Corriente Sindical (CSI) para desempatar la situación. Finalmente, la empresa no ha logrado sacar adelante su última oferta y el acuerdo marco no ha podido aprobarse.

El principal motivo de disputa es la subida salarial. Todos los sindicatos consideran que es insuficiente, pero algunos como UGT, sostienen que «en su conjunto contiene aspectos positivos». De la aprobación del acuerdo marco depende también que salgan adelante los convenios particulares de cada factoría. En el caso de las plantas asturianas, los representantes de los trabajadores habían conseguido mejores en temas sociales como «garantizar el contrato relevo para los nacidos en 1961, convierte 300 eventuales en indefinidos, contratará a 80 eventuales en 2020 para cubrir las vacaciones en 2020 e incluye mejoras en reducción de jornada y vacaciones», detalló esta mañana Raúl Cueto, secretario general de la sección sindical de UGT en ArcelorMittal Avilés. Unas condiciones que en estos momentos están suspendidas al haber retirado Arcelor su oferta.

Ahora, el escenario es de incertidumbre. Desde CC OO consideran que «el origen del rechazo hay que buscarlo antes de la crisis. Hubo un acuerdo marco en el que se redujo el poder adquisitivo un 8,5%, posteriormente se recuperó. Ahora, se quiere que los trabajadores asuman elementos coyunturales, como el incremento de los costes de dióxido de carbono y el precio de la electricidad, que no son responsabilidad de ellos. No queremos convertir a los trabajadores en reos de esos factores hasta 2021».

Es la explicación que dio esta misma mañana José Manuel Baltar, secretario general de CC OO en Avilés. El sindicato hacen un llamamiento al diálogo e instan a la empresa a que retome las negociaciones . «Entre todos, podemos obtener un acuerdo satisfactorio para las partes que permita la continuidad de la actividad industrial y las mejoras para los trabajadores», incide.

UGT, por su parte, mantendrá una reunión mañana para valorar la situación y determinar cuáles serán los pasos a seguir ahora.