El gigante tecnológico chino ZTE elige Gijón para su nuevo centro de servicios

El edificio de Telecable, en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón. / CITOULA
El edificio de Telecable, en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón. / CITOULA

Dará empleo a 40 personas y proporcionará al grupo Euskaltel equipos de telecomunicaciones y soluciones de redes

LAURA CASTROGIJÓN.

El gigante de las telecomunicaciones chino ZTE desembarca en Gijón y lo hace con un nuevo centro de servicios, fruto de la alianza tecnológica que mantiene con el grupo Euskaltel, al que pertenece Telecable. Desde estas nuevas instalaciones, que darán empleo a 40 personas, proporcionará equipamiento tecnológico y soluciones de redes al operador.

Es uno de los pasos derivados de la fusión de Telecable y la gallega R que Euskaltel anunció a mediados de marzo y que se ejecutó formalmente el pasado martes. La operación conllevaba una externalización de un equipo de 37 trabajadores -24 de la empresa asturiana y 13 de la gallega- que, si bien ofrecerán el mismo servicio al grupo, pasarán ahora a estar integrados en la estructura y organización de ZTE. Así, el gigante asiático, proveedor global chino de equipamiento de telecomunicaciones y soluciones de redes, se encargará, entre otras cuestiones, de operar las redes de Asturias y Galicia, como lleva haciéndolo desde 2014 en el País Vasco.

El director general de ZTE España, Yin Qianhe, indicó ya en marzo que este acuerdo con Euskaltel coloca a su compañía como «proveedor de referencia de los servicios gestionados en el Sur de Europa, al ampliar sus centros de trabajo» en las tres comunidades autónomas (País Vasco, Asturias y Galicia). «Desde nuestra llegada a España en 2004, hemos mantenido una inversión y crecimiento constante», subrayó Qianhe antes de agregar que «hemos pasado de tener un equipo de quince empleados a más de 300 actualmente».

ZTE nació en 1985 y se ha convertido en una de las multinacionales más importantes en telecomunicaciones y tecnologías de la información (TIC), además de ser uno de los mayores fabricantes de teléfonos móviles del mundo. Actualmente, opera en más de 160 países y en los últimos años ha ido incrementando su presencia en Europa, tras situarse en el epicentro de la guerra comercial y tecnológica entre Estados Unidos y China, cuando el presidente Donald Trump decidió el año pasado prohibir que sus empresas suministrasen ningún tipo de tecnología. La situación fue muy similar a la que experimenta ahora Huawei y aunque en el caso de ZTE se lograron rebajar las tensiones, Estados Unidos sigue tratando de poner en jaque los avances de China en la tecnología global, especialmente en todo lo relacionado con el 5G.

La llegada de ZTE a Asturias se produce en plenas movilizaciones de Zener, subcontrata de Telecable, a la que lleva más de veinte años prestando servicios técnicos. Sin embargo, su contrato finalizará el 31 de diciembre y la compañía sabe que no podrá optar a renovarlo. Ante esto, la plantilla pide que la nueva adjudicataria subrogue a los 90 trabajadores que la componen.