Volotea se alía con Dante Aeronautical para desarrollar un avión eléctrico híbrido

Prototipo del avión híbrido eléctrico que podría empezar a comercializarse a mediados de la próxima década. / E. C.
Prototipo del avión híbrido eléctrico que podría empezar a comercializarse a mediados de la próxima década. / E. C.

La compañía aérea, con sede en Asturias, espera que las nuevas aeronaves sean una realidad comercial a mediados de la próxima década

N. A. E.GIJÓN.

Volotea colaborará con Dante Aeronautical en el proyecto de desarrollo de un avión de pasajeros eléctrico híbrido de última generación. Se trata de un planteamiento a largo plazo para crear una aeronave de pequeño tamaño, preparada para realizar en la próxima década rutas cortas que hoy en día no es posible operar, señala la aerolínea, con sede social en Asturias desde octubre de 2017, cuando la trasladó desde Cataluña en plena crisis del 'procés'.

Este nuevo avión se concibe para realizar trayectos entre comunidades pequeñas y medianas que los aparatos tradicionales no pueden hacer con rentabilidad y para los que no existen otras alternativas de transporte rápido. El objetivo es que las nuevas aeronaves sean una realidad comercial a mediados de la próxima década.

El proyecto está liderado por Dante Aeronautical, 'start-up' con sedes en España y Australia, y además de Volotea, participan en él otras entidades como el Instituto de Empresa en España, Altran en Europa, la Universidad de Sidney y la Universidad de Adelaida en Australia, que esperan estudiar y dar forma a un nuevo modelo de transporte aéreo «que podría ser monetizado y crear miles de puestos de trabajo», según la aerolínea, ya que permitiría tiempos de viaje puerta a puerta significativamente más cortos y a costes competitivos.

El objetivo es reducir las emisiones e impulsar el desarrollo de destinos turísticos desatendidos

En pleno debate sobre la despoblación y la descarbonización, el objetivo con el que nace esta colaboración es impulsar el desarrollo económico en entornos rurales y en destinos turísticos desatendidos hoy en día por la falta de alternativas de transporte y hacerlo de una forma respetuosa con el medioambiente.

Los objetivos de reducción de emisiones de CO2 en la aviación requieren una disminución del 50% en el 2050, respecto a los niveles netos del año 2005, lo que exigirá un cambio radical en el diseño de los aviones. Para ello, será clave la introducción de formas de propulsión alternativas a los motores convencionales.

El nuevo concepto de avión que diseña Dante conseguiría una reducción significativa de emisiones gracias al uso de motores eléctricos, con energía almacenada en baterías y un turbogenerador de combustión interna con un sistema similar al de los coches híbridos enchufables. Se plantea como una aeronave con una capacidad de entre 19 y 35 pasajeros y estará impulsado por múltiples motores eléctricos. El objetivo a largo plazo es transformar este avión híbrido en 100% eléctrico, aunque para ello es necesario que las prestaciones de las baterías se desarrollen, algo que se espera en las próximas dos décadas. Es por ello que Dante considera que un avión híbrido es la solución que tiene mayores posibilidades de reducir el consumo de combustible y las emisiones de la aviación en los próximos 15 años.

«Si queremos que la aviación sea más sostenible, debemos cumplir con los objetivos de reducción de emisiones requeridos, pero a través de modelos de negocio y operación realistas», defiende Miguel Madinabeitia, cofundador de Dante Aeronautical, que asegura que un avión totalmente eléctrico, en el corto plazo, tendría un impacto social y medioambiental «mínimo», ya que solo sería viable en contados casos, y «probablemente para clases sociales acomodadas dispuestas a pagar tarifas mucho más altas».

El máximo responsable de esta 'start-up' defiende que la compañía está preparada para desarrollar la tecnología adecuada, mientras que «Volotea está apoyando el proyecto para que sea una realidad comercial». La labor de la aerolínea en este proyecto, entre otros aspectos, se centrará en definir las especificaciones del futuro medio de transporte, estudiando cómo adaptar el prototipo al mercado y a las rutas en las que se podría introducir esta tecnología.

«Como parte de nuestra política medioambiental proactiva, Volotea colaborará activamente con Dante Aeronautical para el desarrollo de este avión híbrido-eléctrico, y apoyar así la reducción de las emisiones de carbono y el ruido que generan las operaciones de los aviones», afirma Carlos Muñoz, fundador y consejero delegado de la aerolínea, cuya única base de operaciones se encuentra en el Aeropuerto de Asturias. Volotea, además, proporcionará a Dante datos técnicos y de análisis de mercado y pondrá a su disposición a sus ingenieros y a su equipo comercial para desarrollar este proyecto y prestar apoyo técnico.