«Tendremos que encontrar la forma de extraer algo de carbón más allá del 31 de diciembre»

El pozo San Nicolás, en Mieres, uno de los tres que aún son explotados por Hunosa. / JUAN CARLOS ROMÁN
El pozo San Nicolás, en Mieres, uno de los tres que aún son explotados por Hunosa. / JUAN CARLOS ROMÁN

Gregorio Rabanal asume la presidencia de Hunosa para darle «la máxima estabilidad posible»

SUSANA BAQUEDANONOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Gregorio Rabanal. Es el nombre del futuro presidente de Hunosa. La Sociedad Estatal de Participaciones Industrial (SEPI) aprobó ayer designarle consejero en la compañía hullera como paso previo a su nombramiento definitivo al frente de la firma minera. Un proceso que el grupo público también sigue en el caso de Tragsa, Navantia, Correos, Saeca, Cetarse, Enusa y la agencia Efe.

Ingeniero por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo, donde obtuvo el premio extraordinario fin de carrera, Rabanal es «un hombre de la casa». Ha trabajado durante 24 años para Hunosa, en la que ocupó diferentes puestos; primero como jefe del departamento de auditoría interna, más tarde como responsable de control de gestión e inversiones y, posteriormente, como miembro del consejo de administración de algunas sociedades filiales.

Hasta 2012 fue director económico financiero y de control con dependencia directa del director ejecutivo de la sociedad y hasta agosto del año pasado ejerció como director general de Sadim Inversiones, la compañía del grupo dedicada a la promoción de proyectos empresariales mediante la toma de participación en empresas.

Atesora, por tanto, conocimiento y experiencia en la empresa hullera estatal, que afronta su devenir con la misma incertidumbre que el conjunto del sector respecto al futuro del carbón nacional. Salvo imprevistos, a finales de este mismo año, la minería se enfrentará al entierro de las explotaciones deficitarias, al menos las de interior, de acuerdo con el plan aprobado por la UE. Tras el cierre del mítico pozo María Luisa, en diciembre de 2016, la hullera cuenta con tres explotaciones: Carrio (Laviana); Santiago (Aller); y San Nicolás (Mieres). Además del Lavadero Batán y de la térmica de La Pereda.

Más información

«Momento delicado»

Por su particularidad como compañía pública, su situación en los últimos años ha sido mucho más favorable que la del sector privado. De hecho, es la única para la que se prevé continuidad. Al margen de la actividad minera, Hunosa desarrolla otro tipo de actividades, como las que tienen que ver con otras energías (geotermia o biogás) o la venta de patrimonio industrial y su puesta en valor. Rabanal es consciente de que llega a Hunosa «en un momento muy delicado». Su objetivo, una vez que tome posesión del cargo, será «intentar darle la máxima estabilidad posible en las mejores condiciones». «Es una responsabilidad enorme, pero también un honor», reconocía ayer en declaraciones a EL COMERCIO. «Hay profesionales magníficos y con su ayuda, la de los trabajadores y sindicatos esperamos dar a Hunosa un futuro razonable», aseguró.

Aunque es «prematuro», Rabanal considera que, más allá del 31 de diciembre, fecha en que concluyen las ayudas de la UE a las explotaciones no rentables, «habrá que encontrar la forma de extraer cierta cantidad de carbón». Hasta entonces, cree que habrá que «seguir extrayendo todo lo que se pueda y hasta el punto que se pueda. Es una cuestión prematura. Hay políticas de Estado implicadas. Pero hasta el límite que se pueda». No obstante, sabe que los plazos son apretados. «Las cosas vienen como vienen y así están», reconoció, pero espera poder dotar a Hunosa de un plan que la dote de viabilidad. El de la actual presidenta, Teresa Mallada, asegura que lo desconoce.

 

Fotos

Vídeos