Colegios profesionales, fundaciones y asociaciones de vecinos, bajo la lupa fiscal

María Jesús Montero/
María Jesús Montero

Hacienda controla más a las entidades que están exentas en parte del impuesto a sociedades, donde ingresa casi un 45% menos desde 2007

J. A. BRAVO

La última campaña de la Agencia Tributaria para conminar a un determinado colectivo o sector a cumplir con sus obligaciones fiscales tiene como objetivo a las entidades que están exentas en parte de pagar el Impuesto de Sociedades. En concreto, ha dirigido una serie de cartas, a priori «informativas», a asociaciones deportivas y de vecinos, colegios profesionales, consejos de festejos y fundaciones.

Así lo reveló ayer el presidente del Registro de Economistas y Asesores Fiscales (REAF), Jesús Sanmartín, quien añadió que según Hacienda se trata de una «pequeña campaña». «Hay entidades que hacen operaciones a lo largo del tiempo y han presentado declaraciones, pero han quedado sin inspección» en los últimos años y «ahora se empieza a ver qué pasa con ellas», explicó.

La campaña de Sociedades comenzó este 1 de julio y se extenderá hasta el día 25. Algunas entidades solo deben pagar una parte del impuesto al ser pequeñas asociaciones que no generan una gran actividad económica. Otras, por el contrario, sí la tienen pese a dedicarse a fines similares. Por eso la Agencia ha resuelto elevar su presión para que algunas no abusen de sus ventajas fiscales.

El presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, estima que son «miles» las entidades exentas, «unas mucho y otras poco», aunque afirma que como cualquier otro operador económico «deben saber sus deducciones» y las reglas de tributación. Por eso le «sorprende» que «a estas alturas haya» también «miles de fundaciones que no hacen auditoría», cuando «lo razonable» –insistió– sería que las realizaran y «depositaran voluntariamente su información en el registro mercantil».

Asimismo, defendió las cartas enviadas desde Hacienda a las pymes en relación a sus ingresos anuales y sus obligaciones tributarias, que han sido criticadas por el sector como algo más que exceso de celo para entrar en la presión directa. Para Pich, sin embargo, se trata de «un acto de modernidad» al poner las autoridades fiscales «encima de la mesa la información que tienen». Por eso dijo que no entendía «ciertos aspavientos» en contra.

Desde el REAF lo ven más como una «cuestión informativa» y recordaron que en el IRPF ya se han realizado varias campañas de ese tipo. Precisamente los contribuyentes de la renta podrían sentirse discriminados de forma negativa frente a las empresas tras los últimos datos de recaudación.

Según esta organización de economistas y asesores fiscales, los ingresos procedentes del impuesto de sociedades son los únicos que aún presentan un nivel más bajo que antes del estallido de la crisis y, además, no creen que vuelvan a igualarlos. Pese a subir un 7,3% el año pasado (24.838 millones de euros en total), la recaudación fiscal sobre los beneficios empresariales es aún un 44,6% inferior a la de 2007.

En el REAF lo ven «coherente» porque parte de ellas aún están «absorbiendo la resaca de la crisis». Por el contrario, la recaudación por IVA ha subido un 25,6% en ese tiempo y la del IRPF lo ha hecho un 14,1%.