El Ibex-35 cierra en mínimos anuales en su nivel más bajo desde 2016

El Ibex-35 cierra en mínimos anuales en su nivel más bajo desde 2016
EFE

Telefónica fue el mejor del día dentro del selectivo español, con una subida del 1,10%, seguido inmediatamente del Sabadell, que se anotó un 1,09%

CRISTINA VALLEJOMadrid

Jornada de ida y vuelta en el Ibex-35. El selectivo español comenzaba la sesión a la baja. Marcaba mínimos en los 9.180 puntos pasadas las nueve y media de la mañana. A partir de ahí, empezó a recuperar con ayuda de los bancos y de los grandes valores, para intentar entrar en números verdes a la una y media de la tarde, rondando los 9.260 puntos. Pero desde ese punto volvió a perder posiciones y cerró la sesión por debajo de los niveles más bajos que marcaba por la mañana: el índice terminó el día en los 9.162,9 puntos, lo que supone un recorte del 1,05%.

El selectivo español perforó, por tanto, los últimos mínimos anuales (los que marcaba el pasado 7 de septiembre en los 9.171 puntos) y, con ello, se encuentra en los niveles más bajos desde diciembre de 2016.

En el Ibex-35, únicamente cinco valores se salvaron de los recortes. Telefónica fue el mejor del día, con una subida del 1,10%, seguido inmediatamente del Sabadell, que se anotó un 1,09%. Bankia, Repsol y Mapfre completaron la lista de valores al alza, con ganancias de alrededor de un 0,20%, respectivamente.

En rojo, Cie Automotive fue el peor, con pérdidas de un 6,3%. Después se colocó ArcelorMittal, Aena y Técnicas Reunidas, los tres con descensos de más de un 4%, por diferentes razones: a Aena no le sentó bien su nuevo plan estratégico y Técnicas Reunidas recibió una mala recomendación de Barclays. Otro puñado de valores (Grifols, Naturgy, Amadeus y Viscofán) se dejaron más de un 3%.

Pérdidas generalizadas por el miedo a la ralentización económica

Las pérdidas fueron bastante significativas, en general, en todos los índices europeos. El Dax alemán, el Cac 40 francés y el PSI-20 de Lisboa bajaron más de dos puntos porcentuales. El indicador italiano retrocedía alrededor de un 1,7% al cierre. Por tanto, el selectivo español fue, en Europa, el menos castigado por las ventas.

También en Wall Street las caídas eran muy importantes: el Nasdaq bajaba un 2,35%, mientras que el Dow Jones y el S&P 500 bajaban un 1,6% y un 1,3%, respectivamente.

El índice Vix, que mide la volatilidad del S&P 500, marcaba los 19 puntos, su nivel más elevado desde el pasado mes de abril. Aún se encuentra muy por debajo de los máximos anuales, que marcaba en febrero por encima de los 35 puntos.

Detrás de estas fuertes caídas, el miedo a que los tipos de interés más elevados acaben por dañar los resultados empresariales y la economía, a lo que se une el temor a que la guerra comercial también merme el crecimiento global y los beneficios de las empresas. En la sesión hubo varios indicios que apuntan que esos temores se estén haciendo realidad: Fastenal mostró síntomas de que la guerra comercial entre Estados Unidos y China está incrementado los costes y que ello dañará los márgenes. Estee Lauder y Tiffany encabezaron las pérdidas en la Bolsa de París después de que LVMH confirmó que el gigante asiático está haciendo cumplir las reglas de manera más estricta ante las tensiones comerciales.

¿Es el principio del final?

Según explica en Bloomberg Sameer Samana, de Wells Fargo Investment Institute, «tenías acciones comportándose realmente bien y los intereses de los bonos también yendo bien en su mayoría. Cuando nos encontramos con estos momentos de huida del riesgo, especialmente, cuando estamos en un momento muy avanzado del ciclo, existe la preocupación entre ciertos inversores sobre si '¿este es el principio del final?'». De ahí que lo que reine entre los inversores sea la prudencia y la duda sobre si las caídas pueden ir a más, pese a que las valoraciones puedan parecer atractivas.

El mercado de bonos se mantenía hoy bastante estable. Los intereses de los títulos estadounidenses a diez años se mantenía poco por encima del 3,20%; el de los alemanes, a las puertas del 0,55%. En la periferia europea, algo más de tensión en Italia, donde el interés del diez años pasó del 3,47% al 3,50%. El del español alcanzó el 1,61%.

La prima de riesgo de España se colocaba en los 106 puntos básicos. La de Italia, en los 295. El diferencial entre España e Italia, que ronda los 190 puntos básicos (llegó a acercarse a los 200 puntos básicos días atrás), se encuentra en sus niveles más elevados desde el paso del año 2011 al 2012.

Las deudas que sí sufrieron de verdad fueron las de los países emergentes: el interés del bono brasileño a diez años emitido en dólares pasó del 5,43% al 5,54%, mientras que su comparable argentino subió desde el 9,78% 9,95%.

El crudo cae y los refugios no reaccionan

Los temores sobre el crecimiento provocaron una fuerte caída del precio del petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía casi un 2%, hasta los 83,35 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, bajaba un 2,17%, hasta los 73,33 dólares.

     Si no hubo entrada de dinero en los bonos más seguros (alemanes y estadounidenses), tampoco se produjo en el oro: se mantuvo plano en los 1.190 dólares la onza. Tampoco subió el dólar (el oro le ganaba un 0,40% al cierre, hasta 1,154 unidades), y apenas un poco el yen japonés.

Claves de la sesión:

- El Ibex-35 terminó el día con un recorte del 1,05%, para dar un último cambio en los 9.162,90 puntos.

- Telefónica encabezó las subidas del Ibex-35, con una revalorización del 1,10%. Cie Automotive fue el peor, con un recorte del 6,31%.

- El petróleo cayó con fuerza ante el temor a una ralentización económica. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedía un 2% al cierre, hasta los 83,3 dólares.

 

Fotos

Vídeos