Otras opciones ante una demanda de profesionales cada vez más extendida

Alumnos del centro de formación de Masymas. /E.C.
Alumnos del centro de formación de Masymas. / E.C.

Hay sociedades que optan por facilitar becas, incorporar aprendices o se asocian con terceros para impulsar cursos

N. A. E. GIJÓN.

Más allá de la creación de escuelas propias, la mayoría de las empresas impulsan actividades formativas, bien para el reciclaje de sus empleados o para la incorporación de nuevos. Las opciones que utilizan son variadas, desde recurrir a compañías externas a colaborar con la FP Dual o potenciar la presencia de becarios y aprendices. Es el caso de Química del Nalón, que ha impartido más de 72.000 horas de formación en 10 años y que ha diseñado un programa propio que permite capacitar a jóvenes de la región como operarios de planta química, facilitando así un relevo generacional demandado en las industrias del sector y que, hasta ahora, no existía. En este proyecto participan cada año diez jóvenes que reciben una formación teórica específica (610 horas) y, tras obtener la certificación correspondiente de 'Operario de Planta Química', acceden al empleo a través de un contrato laboral temporal de seis meses de duración.

EdP apuesta, sobre todo, por su programa de becas, el más destacado de la Universidad de Oviedo. Fruto del acuerdo entre la fundación de la eléctrica y la institución educativa, 175 alumnos de más de 30 especialidades se incorporan cada año al grupo energético para completar su formación. La Fundación EdP destina más de un millón de euros anuales a este programa. Además, la empresa lanza todos los años un plan de formación para todas sus áreas y empleados en cuestiones tanto técnicas como personales y de relación. Actualmente, EdP también está fomentando los cursos 'online', a través de un campus propio.

DuPont es otra de las empresas que impulsa la formación interna. De hecho, la multinacional calcula que cada empleado dedica a su desarrollo y formación, como media, un 10% de su jornada anual. En Asturias, dentro del centro de recursos humanos, hay un equipo de cinco personas ('Learning Team') que organiza cursos para el desarrollo del liderazgo en toda Europa, Oriente Medio y África, además la multinacional impulsa rutinas y entrenamientos internos para asumir las tareas cotidianas.

Por su parte, la Cooperativa Farmacéutica Asturiana (Cofas) también está impulsando la formación entre sus socios, a través de conferencias, y para sus empleados organiza cursos de diversa índole y talleres interdepartamentales y de creación de ideas.

Casos diferentes son los de sectores que, ante la falta de personal cualificado, decidieron impulsar sus propios centros de formación. Así sucedió con la Fundación Laboral de la Construcción, la Fundación Metal o el Instituto Técnico de la Pastelería y Panadería Asturiana (Iteppa), creado por el Gremio de Artesanos Confiteros del Principado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos