El Gobierno cierra un acuerdo con la española Network Steel para Vestas

El Gobierno cierra un acuerdo con la española Network Steel para Vestas

L. C. GIJÓN.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, pone como ejemplo para Alcoa el caso de la planta de Vestas en Villadangos del Páramo (León), en la que al no poder impedir el cierre llegaron a un acuerdo con la firma española Network Steel. «Ha sido una solución y buena», subrayó la ministra. «El Gobierno está trabajando con responsabilidad y de manera coordinada con las administraciones y los sindicatos», agregó Maroto.

La compañía se ha comprometido a invertir entre 70 y 110 millones de euros en las instalaciones leonesas y, según Industria, con ello permitirá mantener esta unidad productiva e impulsará entre 200 y 350 empleos directos y hasta 1.000 puestos de trabajo indirectos.

En este contexto, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, comentó incidió en que es importante elaborar un estatuto de la industria electrointensiva que «incorpore con total transparencia» elementos de apoyo que se puedan dar a este tipo de empresas. Y señaló, asimismo, que al Gobierno le importa «mucho» que haya un peso importante de la industria en este país y que entiende que la más intensiva en consumo energético no tiene fácil un proceso de descarbonización «rápido», pues «quedaría fuera del contexto de competitividad de los mercados, incluso aunque acometiera las mayores inversiones para su proceso de eficiencia energética».

Diferencias con Alcoa

A pesar de que el Ejecutivo central advirtió desde el principio del interés de varios inversores por las plantas de Avilés y La Coruña, los trabajadores insistieron en que la prioridad pasaba por retrasar el ERE y por obligar a la empresa a mantener la actividad hasta enero. A diferencia de lo que sucede con las instalaciones leonesas de Vestas, las factorías de la empresa aluminera no pueden dejar de producir. «Si paramos las máquinas, no pueden volver a arrancarse y ningún inversor querrá comprar una fábrica que no puede producir», explicó a principios del mes pasado el presidente del comité avilesino, José Manuel Gómez de la Uz.

La complejidad del proceso productivo de Alcoa impide, por tanto, hacer un parón para buscar compradores, por lo que todas las negociaciones deben hacerse mientras ambas factorías permanezcan en funcionamiento. Por eso, los representantes de los trabajadores acudirán hoy a la reunión con la empresa dispuestos a formar la mesa de negociación y a ganar tiempo para retrasar los despidos y el parón de la producción.

 

Fotos

Vídeos