Las pérdidas cercan a San Ciprián, la única factoría sin ERE

La situación por la que atraviesa el sector del aluminio primario en España es «muy peligrosa». Es la lectura que hace el presidente del comité de empresa de la planta de Alcoa en Avilés, José Manuel Gómez de la Uz. El sindicato al que pertenece, CC OO, ya convocó una rueda de prensa este mes en la planta que la multinacional tiene en Lugo, la única de las tres que no cuenta con un ERE, para advertir del riesgo que corría si no se abarataba la tarifa eléctrica.

De hecho, se estima que la planta de Alcoa en San Ciprián tiene unas pérdidas anuales en aluminio primerio que rondan los 90 millones de euros -la de Avilés pierde 31 millones al año-. Su mayor capacidad productiva implica también mayores costes, que según Gómez de la Uz, no se están compensando con los beneficios obtenidos de la alúmina.