Elecciones en Asturias 26M | Podemos afronta una difícil legislatura tras perder más de la mitad de sus escaños

Los miembros de la candidatura autonómica de Podemos, encabezada por Lorena Gil, durante el escrutinio, en un pub de Gijón./J. PAÑEDA
Los miembros de la candidatura autonómica de Podemos, encabezada por Lorena Gil, durante el escrutinio, en un pub de Gijón. / J. PAÑEDA

La lista encabezada por Lorena Gil consigue cuatro diputados, cinco menos de los que obtuvo en 2015 cuando entró en la Junta General

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Podemos aspiraba a que en Asturias se produjera «un cambio real» para dejar atrás el pasado y mirar hacia el porvenir en un momento clave para la comunidad. Pero el electorado no depositó ayer la misma confianza en la candidata a la Presidencia del Principado, Lorena Gil, y su equipo que en los anteriores comicios autonómicos, cuando entraron en la Junta General del Principado con nueve diputados. Con el 95% de los votos escrutados, el partido morado logró cuatro escaños. Con este reparto, quedan fuera Andrés Fernández Vilanova y Paula Valero, cabezas de lista de las circunscripciones occidental y oriental, que ocuparon escaños en la pasada legislatura. Podemos afronta así una difícil legislatura, ya que pasa de ser la tercera fuerza del Parlamento asturiano a la cuarta y con menos de la mitad de diputados.

La cabeza de lista de Podemos -que se estrenaba en estas lides con la experiencia acumulada de cuatro años como diputada autonómica- y su equipo siguieron el escrutinio desde un bar situado en el paseo de la playa de Poniente, en Gijón, donde imperó el silencio y las caras largas ante la crudeza de los resultados. Gil estuvo respaldada por varios integrantes de su lista, entre ellos, su número dos y secretrio general del partido en Asturias, Daniel Ripa, y los siguientes en la lista de la circunscripción central, Nuria Rodríguez y Rafael Palacios, que también ocuparán escaños.

Gil agradeció sus votos «a las más de 55.000 personas que eligieron a Podemos», aunque reconoció que los resultados «no han sido buenos en Asturias en una tendencia adversa a nivel estatal y, dentro de ella, han sido los menos malos». No obstante, recalcó su descontento con los cuatro diputados conseguidos en «una campaña complicada» porque para otras fuerzas se trataba «de una segunda vuelta de las generales».

Sin embargo, recalcó el compromiso de los representantes de Podemos, que van «a pelear con la misma intensidad». También habló Gil de pactos: «El PSOE no tiene mayoría absoluta y nos va a necesitar; podemos llegar a acuerdos, como hicimos con el presupuesto regional», con lo que dejó la puerta abierta a alianzas con los socialistas.