https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

La autopista gastronómica llega a Olloniego

Ana Isabel Caro, Gerardo Antuña, Marián G. Rúa, Sara López, Nacho Manzano, Carlos Paniceres y Ramona Menéndez. /
Ana Isabel Caro, Gerardo Antuña, Marián G. Rúa, Sara López, Nacho Manzano, Carlos Paniceres y Ramona Menéndez.

El próximo viernes 13 se abre el plazo de matriculación en el Grado en Ciencias de la Gastronomía y Artes Culinarias

JESSICA M. PUGA

El camino que la Facultad de Turismo, centro adscrito a la Universidad de Oviedo, ha recorrido para lograr tener un grado de Gastronomía en sus aulas ha estado lleno de curvas y cuestas. Pero ahora, gracias a su labor y a la de todos lo que apoyaron su propuesta, empezando por todos los cocineros con estrella Michelin y guisanderas del Principado y siguiendo por las empresas, denominaciones de origen e instituciones, la autopista que supone la gastronomía y todo lo que la envuelve por fin tiene parada en Olloniego.

La decana de la Facultad de Turismo, Marián G. Rúa, recibió ayer en el centro a cuanto público quiso ver las instalaciones donde se impartirá el Grado en Ciencias de la Gastronomía y Artes Culinarias. Lo hizo, además, acompañada de los cocineros Nacho Manzano, Ramona Menéndez y Sara López y respaldada por la Universidad, la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento de Oviedo y Otea, así como por Ternera Asturiana, Fuensanta y El Gaitero.

El acto, celebrado a modo de toma de contacto con los potenciales alumnos, tuvo varias partes. Las más especiales para el centenares de asistentes fueron la charla motivacional impartida por el 'biestrellado' Nacho Manzano, los 'showcookings' en cocina ofrecidos por las guisanderas y el recorrido por las instalaciones que esperan recibir los alumnos de su primera promoción en octubre.

Manzano confesó durante su intervención que siempre ha tenido una espina clavada por no haber estudiado cocina. Con 15 años y el firme deseo de querer dedicarse a los fogones, cambió su aldea de La Salgar por Gijón para trabajar en Casa Víctor. Siete años después volvió a Parres y abrió su buque insignia, Casa Marcial, a punto de cumplir 26 años y hoy distinguido con dos estrellas Michelin. El chef entiende la enseñanza del oficio como forma idónea de dignificar la profesión e hizo una llamada urgente al sector al afirmar que «no hay gente para trabajar» y que los focos que alumbran a la profesión están creando falsas ilusiones en los chavales. «El turismo es de las poquitas cosas que están yendo bien en Asturias, nos tenemos que formar porque sin profesionales no vamos a ningún lado», aseguró.

Las guisanderas Sara López (Casa Telva) y Ramona Menéndez (Casa Belarmina) se encargaron de cocinar por turnos. Prepararon conservas de tomate y tortos de maíz con berza, por un lado, y bonito en rollo, por otro. Sus explicaciones y la cata posterior hicieron las delicias de los presentes.

El grado de Gastronomía en Asturias ya es una realidad, pero aún falta que los alumnos se matriculen. El tiempo para hacerlo empieza el viernes 13 y se prolongará hasta el jueves. Hay disponibles 60 plazas. Para poder iniciar el curso en octubre se requiere de un mínimo de una docena.

Más