https://static.elcomercio.es/www/menu/img/bodega-sidras-desktop.jpg

Para la buena sidra casera, variedad y limpieza

Para la buena sidra casera, variedad y limpieza

'Sebi el de Meluerda' desvela todos los secretos de su producción familiar

JUAN GARCÍA

Aunque es natural de Cangas de Onís, en Ribadesella todo el mundo le conoce como 'Sebi el de Meluerda'. No es para menos, porque si bien vive en la capital del concejo, en la villa de Agustín Argüelles, lleva 35 años casado con una meluerdense. Una mujer y una familia que han enriquecido y acaudalado sus orígenes. Eusebio González Montes nunca renunciará a su condición de cangués, pero a día de hoy también se siente muy riosellano. Sobre todo después de conseguir el premio a la mejor sidra casera del año 2015 en la retoñada Folixa Riosellana de la Sidra.

La suya fue la mejor de entre 41 llagares familiares presentados a concurso. Algo tendrá que no tienen las demás. Secretos pocos, pero dos de ellos irrenunciables. «La mezcla de diferentes variedades de manzana y la limpieza. Hay que tener un poco de limpieza en todo el proceso de elaboración y aguantar la sidra en el barril para que limpie bien. Yo siempre lavo bien la manzana y la dejo secar un día para que esté libre de impurezas», explicó.

'Sebi el de Meluerda' se inició en la elaboración de sidra de la mano de su suegro Pepe Luis, recientemente fallecido. Por ese motivo, el premio conseguido el pasado domingo también lo entiende como un reconocimiento al que fue su maestro. Recuerda que comenzaron con «un llagar pequeño y de madera con capacidad para seis sacos, pero desde hace años lo cambiamos por otro mayor de 16 sacos». Suele corchar cada dos años, «porque nosotros seguimos con la antigua tradición sidrera» y en cada corchada suele sacar alrededor de mil litros, «que vamos consumiendo en casa y con los amigos en función del calor del verano».

Después de siete lustros inmerso en la producción nunca se había presentado a ningún concurso hasta este año. Le animó su hijo Borja, «porque es amigo de los que organizaban el festival». Su hijo se encargó de todo. Bajó la sidra y fue quien recogió el premio y disfrutó del momento, porque a la hora de darse a conocer el fallo del jurado, Sebi ya había abandonado la carpa de la Folixa. «Estaba tomando unos culines en El Ancla con unos amigos de Meluerda y fue cuando me llamó el chaval para darme la noticia», explicó.

Trompetillas y bolos

El domingo se clausuró una exitosa edición de la Folixa Riosellana de la Sidra. La fiesta comenzó el jueves con cata de sidra de mesa, continuó el viernes y el sábado como mucho baile al son de la gaita, el tambor y la panderetea y se cerró el domingo con los concursos de sidra casera, escanciadores y trompetillas. El mejor echador de sidra fue Fredy el de La Marina, mientras que lo mejores trompetilleros fueron, por este orden, Turi, Calano y Mirue. Ellos son los nuevos 'Tres Tenores de la Trompetilla' en Ribadesella.

Por último, el Torneo de Bolos de la Folixa lo ganó la Peña Parraguesa, tras vencer 14-11 a San Martín de Collera. La final tuvo que disputarse en la bolera municipal debido a la intensa lluvia caída durante la tarde dominical. El tercer puesto se lo adjudicó la Peña Nueva Chopera, tras vencer en un apretado 14-13 a Casa Gaspar. En la partida de exhibición femenina ganaron las mujeres de El Piles seguidas de Las Riosellanas y Les Muyeres de Nueva.

 

Fotos

Vídeos