https://static.elcomercio.es/www/menu/img/bodega-vinos-desktop.jpg

«La vendimia de este año ha sido un caos y un desastre»

«La vendimia de este año ha sido un caos y un desastre»
Víctor Álvarez, gerente de la bodega de Monasterio de Corias. / Jorge Peteiro

Las tardías lluvias de junio y julio destrozaron la floración de las vides. Esta bodega solo ha podido certificar en DOP 32.000 kilos

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

La vendimia número 18 de la Bodega Monasterio de Corias (Cangas del Narcea) se inició el 20 de septiembre y acabó el 17 de octubre. Víctor Álvarez, su fundador y gerente, y el resto del equipo no han podido celebrar por todo lo alto la mayoría de edad de su bodega porque las lluvias tardías de principios de verano estropearon buena parte de su producción. Este año produjeron un 20% menos que el pasado, que también había sido malo en cuanto a cantidad, no así en calidad. Víctor Álvarez estará hoy en Aramburu Oviedo para presentar seis de sus vinos. Uno de ellos, Valmonje Carrasquín, acaba de entrar en el cuadro de honor de la 'Guía Vinos Gourmets 2019'.

Minuto y resultado. «Ya acabamos la vendimia y hemos comprobado lo que nos temíamos al empezarla, que la temporada ha sido un caos y un desastre por las tremendas lluvias que tuvimos en junio y julio, las cuales provocaron que se cayera la buena floración que había. El agua fue la culpable de que no tengamos uva y de que tampoco haya castañas, manzanes, fabes, miel... La producción total de la DOP Vino de Cangas ha estado en torno a los 63.000 kilos, de los cuales nosotros aportamos 32.000. No son datos buenos para nosotros. El año pasado ya perdimos un 30% de la producción por las heladas de marzo, y este un 20% más».

Nunca llueve a gusto de todos. «Recuerdo que la pasada temporada, toda España sufrió heladas en marzo y abril, por lo que bodegas de todo el país vieron mermada su producción. Sin embargo, este año, las lluvias tardías solo afectaron a Asturias. Aquí pocas uvas aguantaron las inclemencias del tiempo y las que lo lograron, tuvieron poco rendimiento. Frente a nuestro mal año está la situación de Ribera, donde han recogido su segunda mejor cosecha de la historia, cuantificada en 125 millones de kilos. En fin, la lluvia es impredecible y no hay nada que podamos hacer».

Barrica o joven, ahí está la cuestión. «Que haya habido poca uva no quita para que hayamos logrado vinos de calidad muy buena y salubridad perfecta. Lo que no vamos a tener el año que viene es vino joven porque tenemos que recortar. Tenemos poco y si lo destinamos a hacer vinos con barrica no podemos reservar para hacer también jóvenes. La variedad de uva que más abunda en Cangas en cuanto a tintos es albarín negro. La verdejo, que ya de por sí es muy delicada, se vio más afectada por las lluvias porque madura antes. En esta variedad, de hecho, sí vimos algo de botrytis. Carrasquín sacamos en la línea habitual y variedades de blanco, perdimos una parte».

Bien como está. «Al vino de Cangas no le falta nada, es a Asturias a la que le falta creer en este producto. Hay un gran problema en este sentido porque en esta región hay mucha 'riojitis' y poco arraigo a consumir lo de aquí. Yo siempre digo que tenemos una cultura de vino minúscula, del 25%; un amigo francés que está por aquí me aseguró que exageraba, que él diría que la hay nula... Los vinos de Cangas son diferentes, hechos con uvas únicas y por eso hay que tomarlos con otra mentalidad. Eso la gente no lo ve».

La profesionalización del vino. «Nosotros, hablo de la Bodega Monasterio de Corias, llevamos 19 años en esto, acabamos de recoger la coseecha número 18. El vino de Cangas es el producto agroalimentario que, en menos tiempo, más ha evolucionado. Hay que tener en cuenta que tres lustros para trabajar un vino es poquísimo tiempo, pues una cepa empieza a ser buena a los 25 años. Este producto tuvo muchísima importancia en la zona, pero hubo un tiempo en que casi desaparece y nosotros heredamos ese mal legado. Por eso cuando empezamos no lo hacíamos de cero, sino de menos diez, influidos por la época en la que la uva de fuera y no se procuraba la calidad del producto final. Tuvimos que reordenar el viñedo y aún nos queda mucha labor por hacer. Por ejemplo, siempre utilizábamos el sistema de doble cordón y ahora estamos apostando por uno solo, como se hacía antaño».

Buenas noticias. «Por fin, el Ministerio de Agricultura ha atendido a la reclamación conjunta que hicimos desde Asturias y Cantabria en la que solicitábamos tener un 'plus', una especie de trato especial, dentro de las denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas. Porque no nos parece justo competir con Rueda o Rioja. Así nos cambian, por ejemplo, los parámetros para poder solicitar viñedos. Ahora partiremos con una ventaja».

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos