https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-cocineros-desktop.jpg

José Andrés: el cocinero global

José Andrés, en los fogones de Casa Gerardo./
José Andrés, en los fogones de Casa Gerardo.

Con su primer restaurante Jaleo y con los que vinieron después se encargó de introducir el concepto de tapa en Estados Unidos y dio salida a muchos productos españoles

José Ramón Andrés (Mieres, 1969), más conocido como José Andrés, y en Estados Unidos como Mr. Spain por ser el embajador no oficial de España en Norteamérica, visitó en 2011 Casa Gerardo. Fue aquella una comida y una jornada memorable.

Probó la fabada y habló maravillas del arroz con leche de su amigo Pedro Morán: «El mejor arroz con leche y la mejor fabada del mundo», dijo sin poder parar de degustar el compango. Visitará, entre otros, a Nacho Manzano, a José Antonio Campoviejo, a Luis Alberto Martinez y no dejará de acercarse hasta Luanco, la Huertona, Mieres, Cenera o el Niemeyer, del que es ya oficialmente consejero.

No viene sólo a Asturias sino que estará en la Cataluña en la que creció y verá a más amigos. «Es un gran amigo de sus amigos», recalca Pedro Morán, sentado a su lado. También le dice que sea prudente, porque el cocinero asturiano que este viernes recogerá el título de Mierense en el mundo, viene con ganas.

Quienes lo conocen dicen que es hiperactivo. Su agenda diaria está convenientemente minutada y ni tan siquiera cuando viene a España para compartir con su equipo unos días de aprendizaje y disfrute aparca el listín de actividades: «Así aprovecho más. He aterrizado a las 11.30 en Asturias. Hemos comido en Casa Gerardo, hemos visto el Cabo de Peñas, hemos estado en Luanco dando un paseo...» . Eran las cuatro de la tarde cuando atendió a Yanta y venía con un mensaje claro: «Al nuevo gobierno asturiano le diría: Apóyese en gente como yo o en gente como el señor Pedro Morán. Yo puedo hablar de lo que yo entiendo, porque no entiendo de todo, pero sí sé de mi campo y sé cómo hacer de la gastronomía un modelo de desarrollo económico».

José Andrés, Mr. Spain, lleva más de veinte años «portando con mucho orgullo la bandera de la promoción de España», pero, asegura: «Me he cansado, porque me restringe». A su lado, sentados, Hollis Silverman, directora de operaciones Think Food Group, su empresa. También Rubén García jefe de creatividad, Aitor Zabaca chef y encargado de especiales, el jefe de sus sommeliers, Lucas Paya... y así hasta doce jóvenes que hacen que la empresa del mierense siga creciendo día tras día. «Me restringe porque en mi empresa hacemos comida mexicana, china... Temas políticos, históricos...

«Nos gusta tocar muchos palos. Eso nos motiva aún más». Y motivado venía. Cocinero formado también en el Bulli, es un auténtico showman. Expresivo y tenaz es capaz de oponerse al modelo gastronómico del Vasque Culinary Center: «Yo hubiese hecho todo lo contrario» y además explicarlo: «El dinero público que ha invertido el gobierno de España yo lo hubiera usado para haber puesto tres o cuatro centros en los países emergentes». Su modelo, por el que apuesta, es completamente distinto: «Yo quiero crear un modelo privado, sostenible por si mismo». Para eso plantea centros que «en 5 o 10 años, la gente que estudia en esos centros empiece a ser experto en cocina española» y aquí el quiz de su argumentario: «Comiencen a utilizar nuestros productos».

Cercano ya al postre, recordaba su visita a Cabrales donde recuerda que hizo «una pequeña crítica constructiva». Con su primer restaurante Jaleo y con los que vinieron después se encargó de introducir el concepto de tapa en Estados Unidos y dio salida a muchos productos españoles . Así habló del Cabrales: «El Cabrales suena en elmundo, pero para que realmente sea conocido no podemos centrarnos en ver qué tan bueno es el Cabrales aquí. Tenemos que ver qué tan bueno es allí».

El mierense afincado en Estados Unidos sabe de negocio y afirma: «Tenemos que prepararnos para una competencia global. La empresa privada tiene que hacer el producto y la pública tiene que hacer que se vea bien ese producto. No puede ser que hagamos una fiesta en Nueva York, que venga el presidente de turno y que allí sólo haya cuatro españoles. Si tu te gastas el dinero público es para abrir nuevos mercados y la dimensión real es ver qué mercados reales has abierto. No se trata de lo que hable la prensa española que muchas veces nos muestra una realidad distorsionada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos