https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

La reina de los desayunos

La reina de los desayunos

Hay latas que se reconocen al instante. Azul o rojo combinado con dorado, tono brillante con tapa de plástico y letras grandes con su peculiar tipografía

CARMEN ORDIZ PÉREZ

En su interior, una emulsión suave y delicada unas veces con sal y otras no. Fácilmente reconocible, sí, se habla de La Imperial. Esta lleva siendo la reina de los desayunos, generación tras generación, desde que en 1920 cuatro socios fundasen la empresa mantequera de Tineo hasta nuestros días, que es propiedad de Cafento.

En sus orígenes la leche se recolectaba de pueblo en pueblo y mediante sistemas muy rudimentarios se separaba la nata de la leche para después ser pasteurizada y una vez madurada se batía. El suero y los granos de mantequilla se separaban para formar una masa compacta homogénea que se convertía en la mantequilla estrella.

Hoy en día, combinando la última tecnología, pero respetando el conocimiento de los maestros mantequeros, se sigue elaborando con leche asturiana. La clave del método tradicional es el manaser, un rodillo con el que se amasa la mantequilla lentamente para conseguir la textura perfecta. El proceso de elaboración de La Imperial es manual siendo mecanizado solo su envasado. Esto permite que las latas estén esterilizadas, la dosificación sea igual y el paquete lleve ese cierre hermético con abre fácil tan característico. Su embalaje conserva por tanto la esencia y su porqué, ya que se eligió este material para evitar que absorba olores de alimentos cercanos. Ahora que lo antiguo o vintage está cada día más en auge y muchas empresas vuelven al origen, como recientemente han hecho otros clásicos como ColaCao o Nivea al recuperar sus viejos envoltorios, La Imperial, fiel a su estilo, sigue siendo una de esas latas que llama la atención del consumidor. Y esto hace que sea una de las mantequillas artesanas más consumidas y fácilmente reconocible en los lineales de los supermercados y tiendas gourmet de todo el país.

Los clientes más fieles a lo largo de la historia de Mantequera de Tineo dicen que conserva el sabor de siempre, fiel a sus inicios. Un sabor, que sobre todo en su versión con sal, le hace ser la acompañante perfecta para una tostada de buen pan. Bocados que a más de uno le hacen viajar en el tiempo y recordar. Porque, al menos en Asturias, no cabe duda de que ella ha sido durante años la emperatriz de muchas neveras y este imperio tiene fuerzas para quedarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos