https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

El Gaitero amplía la diversificación de su actividad con el vino de Rioja

Antonio Salinas, en un viñedo prefiloxérico, o sea, centenario. /E.C
Antonio Salinas, en un viñedo prefiloxérico, o sea, centenario. / E.C

El asturiano Antonio Salinas es el director comercial de Viñedos Alfaro, que el grupo posee en su totalidad desde diciembre

J. M. PUGA

La apuesta empresarial del Grupo El Gaitero pasa, defienden sus responsables, por la diversificación del negocio. Por eso, siempre están buscando dar un giro de tuerca más a su participación cuando de sector agroalimentario se refiere. La última gran apuesta del gigante asturiano les llevó a La Rioja, donde el pasado mes de diciembre adquirieron la totalidad de la bodega Viñedos de Alfaro, de la que hasta entonces poseían la mitad. Ahora, a su sidra 'famosa en el mundo entero' suman vinos blancos y tintos que ya poseen varios reconocimientos internacionales y nacionales.

El asturiano Antonio Salinas es el director comercial de Viñedos de Alfaro y el responsable de la línea de trabajo a seguir, la cual vincula a garantizar y mantener una personalidad definida del vino muy vinculada a preservar el terroir. «Tenemos viñedos propios y, por tanto, trabajamos con nuestras uvas, lo que nos permite lograr un estilo definido y sacar unos vinos con personalidad», explica Salinas, a partir, continúa, «de lo que se puede aprender para no dejar de evolucionar».

Tener control de todo el proceso, vigilar que sea un trabajo sostenible y apostar por limitar la producción son aspectos que han tenido muy presentes y que seguirán teniendo. «Mi objetivo es reflejar todo esto aún más y seguir creciendo», apunta el responsable, cuya labor también pasa por la comunicación: «El Grupo El Gaitero posee una bodega propia en La Rioja y aún hay mucha gente que no lo sabe», apuntaba apenas dos meses después de hacerse oficial la compra, aprovechando el escaparate de Madrid Fusión.

En Rioja ahora poseen unas 100 hectáreas de viña plantada a unos 300 metros y hace, al menos, 35 años. Lo que tiene claro es que adquirir una bodega histórica adherida a la Denominación de Origen Calificada Rioja no influye en el gusto por la sidra, ya que «hay momentos de consumo para todo».

Temas

Vino, Yantar