https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

«No puedo ver una mesa esperar más de tres minutos»

Mariano Andrés, con un virrey, en Llanes. /Nel Acebal
Mariano Andrés, con un virrey, en Llanes. / Nel Acebal

El hermano del mediático José Andrés advierte de que más pronto que tarde abrirá un negocio «muy pequeño» en Llanes

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Mariano Andrés sabe lo que es comer una fabada a 50 grados a la sombra. Este asturiano de Mieres lleva 18 años en Dubái, donde abrió el Seville's, entonces, el único restaurante español de Emiratos Árabes. Estos días está de vacaciones en Llanes, pero no baja el ritmo, pues aprovecha para visitar a amigos y disfrutar de la gastronomía asturiana. El 31 cocinará en la fiesta blanca del restaurante De Labra, en la que actúa el dj Fonsi Nieto. Cuando Andrés regrese al trabajo, el próximo 7 de septiembre tiene una cita importante: celebrar el día de Asturias en Dubái preparando, claro, una fabada. La cocina mueve su vida, menos cuando está en casa. Cuando coincide con su hermano, el mediático cocinero José Andrés, «no hablamos de trabajo para nada, somos más de contar chistes y gastar bromas», dice.

Trotamundos. «Me fui de España cuando cumplí los 29 años. Estuve con mi hermano José en Washington dos años y medio y, luego, regresé a Barcelona, donde inauguré la cadena Planet Hollywood, la de Bruce Willis, Demi Moore, Stallone y Schwarzenegger. Yo era barman y me encargaba de formar a personal en Europa, por lo que estuve en Francia, Inglaterra, Italia, Holanda… Cuando terminé con ellos, volví a los Países Bajos con una cadena de restaurantes-discoteca y de ahí ya me fui a Dubái, donde llevo 18 años con el Seville's. Desde hace 8, dirijo todo el complejo Wafi ('perfección', en árabe), que es donde está mi restaurante».

La ciudad de los 16.000 restaurantes. «Hace dos décadas, apenas se conocía Dubái. No recibía turismo ni nada, así que éramos unos 200 restaurantes. Pasados 18 años, ya hay 16.000, que es una verdadera burrada. En Tripadvisor se puede ver que en ciudades como Madrid o Barcelona hay en torno a 11.000, y tengamos en cuenta que sus núcleos de población son más grandes. Cuando empecé llegaba poco producto de Europa. Todo venía de La India, Sri Lanka y China. Ahora, gracias a que la población y el número de restaurantes españoles se han incrementado, hay empresas importadoras. Quitando el alcohol, que es más complicado, porque solo lo distribuyen dos compañías y son del Gobierno, encontramos de todo».

Cocina asturiana en el desierto. «Hemos logrado que en Dubái se conozca Asturias. No solo los nativos, también las comunidades europeas. Hacemos fabadas a lo largo del año, la más importante es la que coincide con el día de Asturias, que este año haré el día 7 porque es viernes y en Dubái es el festivo. También hago pote, chorizos a la sidra, cachopo… Y en la carta tengo queso Cabrales, Rey Silo... A todos los que van a comer les recomiendo que vengan a Asturias. Si podemos ayudar un poco a promocionar nuestra tierra, bien».

En busca de turistas. «Siempre hemos dicho que España es número uno en turismo, no solo por el clima y la playa, sino por ser potencia gastronómica, pero teníamos una actitud pasiva, esperábamos que la gente eligiera España porque sí. Pero hace unos años, chefs asturianos como Nacho Manzano y Marcos Morán empezaron a abrir negocios fuera en los que les va muy bien. También suma la labor que ha hecho mi hermano en los 30 años que lleva fuera. ¿Por qué en todas las ciudades del mundo hay un restaurante italiano y no hay un español? Porque ellos salieron hace 40 ó 50 años».

Hoy en Dubái, mañana en Asturias. «Tengo previsto abrir un negocio en el concejo de Llanes en un futuro no muy lejano. Mi idea es tenerlo para obligarme a viajar más a la tierra en la que llevo veraneando más de diez años y, de tanto estar, quedarme. Será un negocio pequeñito, incluso con una mesa solo. Algo muy familiar, no para hacer negocio. Hay una cosa que llama mucho la atención a mis amigos europeos de Dubái. Cuando hago alguna celebración, nos reunimos unas 300 personas, que somos como una gran familia, para comer fabada o lo que sea. A mí me recuerda a las comidas en la calle de los pueblos, pero ellos nunca habían visto algo parecido».

Jefe sin traje. «La vida misma te va llevando por un camino. Yo estuve en barra y ahora dirijo diez locales en Dubái, por lo que me queda muy poco tiempo para poder meterme en la cocina. Lo bueno de haber pasado por todos los niveles es que si un día me tengo que poner a fregar platos, no tengo ningún problema. Por eso, yo trabajo en tejanos y polo y no con traje. Bueno, por eso y porque no puedo ver a una mesa esperar más de tres minutos a que la atiendan. Si ocurre, yo me meto. Lo siguiente que tengo en mente es llevar a la banda La Reina del Trúebano (Navia) a tocar a Dubái. A ver si puede ser en enero. Todo viene porque la Policía tocó temas de Hevia un día, subimos un vídeo a Facebook y se hizo viral».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos