El Museo del Pueblo de Asturias recupera las camisas de IKE en una exposición

El Museo del Pueblo de Asturias recupera las camisas de IKE en una exposición

Se podrán ver hasta el mes de enero del próximo año en la recepción

M. F. ANTUÑA

Muchos aún tendrán en la memoria estos comercios: la mercería Marijose, que en los años sesenta abrió y cerró sus puertas en el barrio de El Coto, y El Siglo XX, de Cangas del Narcea, fundado precisamente a comienzos de esa centuria y que echó el cerrojo en los años setenta. Uno y otro dijeron adiós a sus clientes, pero conservaron durante años algunas de sus existencias, las mismas que ahora llegan al Museo del Pueblo de Asturias gracias a la generosidad de María Josefa Menéndez Sánchez y Noemí Menéndez Liste, de Gijón y Cangas.

Camisas, chaquetas, pantalones, ropa interior femenina, abrigos, delantales, zapatos, bañadores, boinas, pijamas, zapatos... Todo ello fabricado principalmente en Cataluña, Almansa (Albacete), Valladolid y Gijón y que ahora se conservará en el museo para dar buena cuenta de cómo era la vida social y económica de finales del siglo pasado, tiempo de cambios sociales y culturales que quedaron bien marcados en el vestir.

Esta donación tiene su conjunto más relevante en la ropa fabricada por empresas de confección que se establecieron en Gijón en los años cincuenta y sesenta y que cerraron cuando el siglo XX también se despedía. El Museo apenas si contaba con muestras de estos textiles procedentes de firmas como Confecciones Gijón, Ike y Arpón, Cosver y Tassa junto a otras como la fábrica de delantales Peláez, con sede en la carretra de la Costa, o fábricas de generos de punto, como manufacturas Alce o AAR. Por eso es importante lo donado, porque llena una laguna en las colecciones que permite establecer la memoria del vestir de los asturianos.

Son ya parte de los fondos todas estas prendas y complementos y algunas de ellas se podrán ver hasta el mes de enero del próximo año en la recepción del Museo del Pueblo de Asturias. Se trata de las famosas camisas Ike, que durante años tuvieron gran predicamento y éxito en España.

Confecciones Gijón, con sede en El Coto entre 1952 y 1990 y que llegó a emplear a 700 personas, se encargaba de fabricarlas y también de publicitarlas con eslóganes contundentes como «Ike, siempre en primer plano de la moda». Cierto era, porque cuando nadie lo hacía, fabricó camisas con tres largos de manga («porque no todos los españoles son iguales»). Fueron originales hasta a la hora de elegir el nombre para las camisas, que rinde tributo al presidente estadounidense Dwight Eisenhower.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos