Un refuerzo de futuro

Botía aporta juventud y la calidad que tiene el sello de La Masía

MANUEL ROSETY| GIJÓN
Botía despeja un balón ante Cameron Jerome en el partido de pretemporada disputado en Birmingham. / J. BILBAO/
Botía despeja un balón ante Cameron Jerome en el partido de pretemporada disputado en Birmingham. / J. BILBAO

Luce un palmarés de niño prodigio del fútbol. Alberto Botía, el joven refuerzo para el centro de la zaga rojiblanca, lleva una trayectoria en la que destaca desde que dio sus primeros pasos en el Beniel, equipo de fútbol base de la localidad colindante con su Alquerías natal, casi en los extrarradios de Murcia.

El siguiente paso fueron los alevines e infantiles del Murcia, hasta que llegó el Barcelona. Con sólo 14 años ingresó en Las Masía, para empezar a convertirse es uno de esos jugadores prefabricados en el diseño azulgrana, con el que se perfeccionan al máximo las virtudes propias.

La progresión en la entidad azulgrana fue rápida. En 2005, con 16 años, pasó al Barcelona B y el 1 de diciembre de 2007, en el encuentro jugado por el primer conjunto azulgrana en el campo del Espanyol, estuvo en el banquillo, junto a Zambrotta y Ronaldinho, citado por Rijkaard. Llevaba el número 29, pero no le tocó intervenir en el juego.

En la campaña anterior también fue citado al primer equipo, en esta ocasión por Guardiola, en varias ocasiones. Una de ellas a la final de la Champions, aunque sólo intervino en el último partido de la temporada liguera, en el estadio de Riazor. Le tocó suplir a Piqué, a falta de casi media hora.

En esta ocasión lucía el número 37, en un partido que tenía un marcador adverso para los barcelonistas y que se igualó en el último minuto, con un tanto de Eto'o. Fue el 30 de mayo, fecha que queda marcada en su trayectoria deportiva.

La temporada se completó con su presencia en las selecciones españolas. En 2007 fue llamado a la selección sub 19, con un ciclo adelantado, en la Copa Atlántico, aunque en los dos partidos se quedó en el banquillo. Los centrales fueron Óscar Reyes, del Espanyol, y Modrego, del Valladolid, en una selección en la que estaban también Sergio Asenjo, Azpilicueta y Bueno, que, como el murciano, llegaron a Primera.

Sin embargo, su debut con la 'roja' fue con la selección sub 21, en Cartagena, muy cerca de su casa, aunque su mayor éxito internacional fue en los Juegos Mediterráneos, disputados este verano en la localidad italiana de Pescara, donde logró la medalla de oro, con el gijonés José Ángel de compañero en el equipo.

Alberto Botía se adaptó bien al equipo rojiblanco, al que llega con el compromiso de aportar contundencia y seguridad.

El club gijonés logró su cesión, con opción a compra. Tal vez se convierta con el tiempo en un central legendario.

Fotos

Vídeos