La auditoría señala que el Grupo tuvo 140.000 euros de pérdidas durante los dos últimos años

Carlos Manjarín, Manuel Rodríguez, Antonio Corripio, Joaquín Miranda, Rubén Terrones, Sonsoles Mori y Manuel García, leen el informe. /
Carlos Manjarín, Manuel Rodríguez, Antonio Corripio, Joaquín Miranda, Rubén Terrones, Sonsoles Mori y Manuel García, leen el informe.

«Tamargo firmó de forma unilateral un reconocimiento de deuda de 324.176 euros», informa la actual directiva

LUCÍA RAMOS

«Las cuentas presentadas hasta ahora no reflejan la imagen fiel del patrimonio y el estado del Real Grupo de Cultura Covadonga». Con estas palabras cerraba el presidente de la entidad deportiva, Antonio Corripio, la presentación del informe resultante de la auditoría económica de los últimos cuatro años realizada durante el pasado mes de agosto por el despacho Llana Consultores. Un estudio que lleva aparejado un ajuste en las cuentas anuales del club que «afectan tanto a los resultados como al propio patrimonio», como adelantó ayer EL COMERCIO. Así, el análisis de los datos contables llevó a los consultores a detectar cerca de 140.000 euros de pérdidas que, al parecer, no fueron reflejados en las anteriores auditorías.

Según detalló Corripio, en el ejercicio de 2014, ya cerrado y aprobado por la entidad grupista con un resultado favorable de 13.826 euros, se tuvo que corregir a la baja en 139.223 euros, lo que arroja unas pérdidas de 125.397 euros. «Este ajuste está motivado por una demanda interpuesta por una trabajadora en la que reclamaba al club el pago de la Seguridad Social del periodo comprendido entre el 1 de junio de 1997 y el 31 de julio de 2008. El juicio se celebró el 10 de noviembre de 2014 y la sentencia se notificó el 25 de febrero de 2015, dos días antes de que se formulasen las cuentas anuales», explicó el presidente. En su anterior auditoría, agregó, el Grupo registró contablemente este importe en la cuenta de fondo social del ejercicio 2015 por considerar que se trata de un error procedente de ejercicios anteriores, por lo que fue a parar directamente al patrimonio neto. «Esta auditoría entiende que debido a que la sentencia fue notificada con antelación a la formulación de las cuentas anuales, el 27 de febrero, se debían haber tenido en cuenta todos los riesgos con origen en el mismo ejercicio o en los anteriores tan pronto como fuesen conocidos».

Los consultores contratados por la entidad tras el concurso público ajustaron, asimismo, las cuentas correspondientes a 2015 por un importe global negativo de 64.923 euros. «Este ajuste incluye la dotación de depreciación, provisiones por jurídico contencioso derivadas de honorarios ya conocidos y la provisión por la puesta en marcha de instalaciones del extinto Centro Asturiano de La Habana. También se incluye un ingreso sin registrar de 72.000 euros por la devolución del IVA correspondiente a los ejercicios de 2010 a 2013 y que se hizo efectivo en 2015», relató Corripio. Todo ello, manifestó, supone un resultado negativo de 15.003 euros en los resultados correspondientes al ejercicio 2015.

En resumen, las cuentas presentadas ayer por la actual directiva muestran, desde un punto de vista general, una evolución negativa de los resultados del Grupo Covadonga a lo largo del periodo 2012-2015 hasta situarlo en un descenso del beneficio superior al 100%. -concretamente, del 103,44%-. «El motivo principal de esta pérdida es el aumento de los gastos totales frente a los ingresos totales. El incremento gastos, de un 11,71%, casi duplicó al de ingresos, de 6,87%», indicó el presidente grupista. En su informe, los consultores destacan que el Grupo no desarrolló «una política de contención de gastos, lo que provoca que los gastos absorban no solo el crecimiento de los ingresos, sino también una parte significativa del beneficio». Más concretamente, Corripio se refirió a «un fuerte nivel de gastos en viajes y compras, sin una buena política de licitaciones ni cotejo de precios; un incremento en el tipo de amortizaciones; unos gastos de personal, a nivel cualitativo y cuantitativo, con un incremento en términos absolutos del 16,03%, muy superior a la subida de las cuotas, y un incremento en los gastos de explotación -reparaciones, gastos jurídicos, pago de monitores, etc.- del 13,83%».

Consecuencias de la fusión

Además de la económica, también se llevaron a cabo sendas auditorías judicial y estratégica. La segunda se hará pública más adelante, según señaló Corripio, y de la primera se desprenden datos de interés, como las consecuencias de la fusión con el Centro Asturiano. Una de las consecuencias negativas es el abono de costas a la parte contraria y fue precisamente en este punto donde salió a la luz una reclamación de un bufete de abogados por importe de 324.176,26 euros. «Buscamos la documentación correspondiente y nos encontramos con un reconocimiento de deuda firmado ante notario de forma unilateral por parte del anterior presidente, Enrique Tamargo, en junio de 2011. No constan acuerdos, ni de asamblea de socios ni de junta directiva, en los que se hubiese dado mandato de firmar ese reconocimiento de deuda. Además, no parece que tenga sentido hacerse cargo de una prima de éxito que él mismo no negoció. Por este motivo hemos decidido preguntar al anterior presidente el motivo de esta firma, ya que quizá nos falte algún dato o documento por el cual se llevó a cabo», manifestó Corripio.

Por último, la actual directiva constató que hay 96 socios del extinto Centro Asturiano, hoy socios del Grupo, que tienen pendiente el pago de varias cuotas por valor de 25.481 euros. «Es un saldo vivo, ya que todavía hay socios del que se están dando de alta y también tienen cuotas pendientes. Esperamos poder disponer del número exacto la próxima semana», apuntó el presidente grupista, quien reconoció que el resultado de la auditoría fue una sorpresa. «Ni yo ni ninguno de los socios esperaba encontrarse en esta situación», aseveró.

Control del gasto

Desde la directiva aprovecharon para recalcar cómo algunos de los puntos que recoge la auditoría aparecían en su programa y ya se empezaron a llevar a cabo con el fin de controlar y reducir el gasto. «Un ejemplo son las fiestas de la próxima semana, que pese a durar un día más y celebrarse en tres sedes, conllevan ahorros de entre el 10% y el 15% con adjudicaciones un 50% más baratas gracias al nuevo sistema de licitaciones. También tenemos una política de personal propio que nos va a suponer ahorros de en torno al 30% y una gestión más eficiente que nos permita obtener condiciones más beneficiosas con nuestros proveedores. Podemos adelantar ahorros en las facturas de luz y gas superiores al 20%. Hablamos de facturas de más de 500.000 euros, con lo cual tenemos ya confirmado un ahorro fijo de cerca de 100.000 euros y otros 70.000 de variable», explicó Corripio.

Por su parte, el secretario del Grupo, Manuel Rodríguez, anunció que «la baja -del Centro Asturiano- en el Registro de Entidades Deportivas ya está ultimada, solo queda pendiente notificarla. Esperamos que se ultime la baja en el Registro de Asociaciones del Principado a lo largo de este mes, lo que sería una forma de dar efectividad a la fusión con independencia del recurso judicial presentado por la anterior directiva».

Los grupistas que lo deseen podrán acceder al informe de la auditoría en el área de socios de la web, así como en las oficinas de la entidad.