Ana González, alcaldesa de Gijón: «Vamos a reinventar el Gijón que queremos para mejorar el presente y ganar el futuro»

Ana González, alcaldesa de Gijón: «Vamos a reinventar el Gijón que queremos para mejorar el presente y ganar el futuro»
Ana González, en el Ayuntamiento de Gijón. / Arnaldo García

La nueva regidora gijonesa asegura que «antepondré los intereses de los gijoneses a todo. Nos jugamos el futuro de una ciudad que no puede perder más tiempo»

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

Ocho años después -2.926 días- el PSOE recupera las riendas de Gijón, que ya manejó desde 1979 hasta 2011. La profesora de lengua y literatura Ana González, que fue concejala entre 2011 y 2012 y tras ello consejera de Educación y Cultura durante tres años, resultó proclamada alcaldesa esta mañana como cabeza de lista del partido que obtuvo, de largo, más votos ciudadanos en las elecciones municipales del pasado 26 de mayo. En el Pleno de constitución de la nueva Corporación González recibió el apoyo de los once concejales del PSOE -incluida ella misma- y del único edil de IU, Aurelio Martín. No obstante, al no sumar la mayoría absoluta de 14 hubo de recurrir, como hiciera hace ya cuatro años su antecesora en el cargo, Carmen Moriyón, a la disposición de la ley electoral que otorga la Alcaldía a la fuerza con más respaldo popular.

Antes de la proclamación de la nueva alcaldesa, en un Pleno que contó con más de 150 invitados, fue necesario constituir la nueva Corporación surgida de las urnas, y que será la más plural de la historia de la ciudad tras la entrada de Vox como séptimo grupo municipal. Junto a los dos concejales de este partido hay once del PSOE, cuatro de Ciudadanos, tres de Foro, tres de la coalición Podemos-Equo, tres del PP y uno de la coalición IU-IAS. Dieciseis ediles son mujeres, cifra que también es la más alta habida nunca en el Ayuntamiento.

En el avance de lo que será su mandato, Ana González se comprometió «a estar constantemente a pie de calle», destacando además el papel que debe tener en las políticas municipales la participación ciudadana. Definió el desempleo como «un grave problema que debemos afrontar de cara y sin excusas», para lo que abogó por «buscar oportunidades en la tecnología y la innovación» como vía además «para que ningún joven tenga que abandonar Gijón si no es por voluntad propia». También destacó entre los retos del mandato el logro de «una ciudad cada vez más libre de humos», apostando por el transporte público «para que se pueda prescindir de los coches en los desplazamientos urbanos». También se refirió a la necesidad de poner en marcha la depuradora de aguas de la zona este «porque un símbolo de la ciudad como es la playa de San Lorenzo no puede seguir mancillándose».

Más información

Apuntó que la nueva Corporación municipal «no puede trabajar con perspectiva de tan solo cuatro años», sino «pensar en el Gijón de los próximos veinte o treinta y diseñar los cimientos de una ciudad que perdure y que innove sin dejar de permanecer fiel a sus esencias». Y puso como ejemplo de ello el desarrollo del plan de vías, «que supondrá romper con las fronteras que se han venido levantando entre los barrios». Junto a él, remarcó la importancia de la puesta en marcha del Área Central Metropolitana, con Gijón como uno de sus motores, «para crear un gran espacio del que todos y todas nos sintamos partícipes y que refuerce nuestra pertenencia a una ciudadanía plural».

La educación, en un concepto amplio de «ciudad educadora» y la cultura «con el reto apasionante de eirigr la fábrica de tabacos en un símbolo que represente una nueva definición de nuestra oferta cultural y nuestra rotunda apuesta por la creación» fueron otras de las áreas mencionadas en un discurso que culminó refiriéndose a las políticas de Igualdad. «Nada de lo que queremos hacer será posible si no convertimos la igualdad en el eje que oriente nuestras políticas», apuntó al tiempo que recordaba la «escalofriante» cifra de mil mujeres muertas a manos de sus parejas en los últimos dieciséis años.

Antes de dar por cerrada la sesión resumió como meta para estos cuatro años «reinventar el Gijón que queremos para mejorar el presente y ganar el futuro. Es lo que la ciudadanía nos exige y será mi compromiso como alcaldesa. Garantizo que daré lo mejor de mí misma para lograrlo y antepondré los intereses de la ciudadanía a cualesquiera otros. Pido lo mismo a todos los grupos políticos que verdaderamente defienden convicciones democráticas. Que pongan el diálogo y la voluntad constructiva por delante de cualquier otro interés de índole partidista». Y añadió que «pasadas las elecciones nos aguardan cuatro años en los que nos jugamos el futuro de una ciudad que no puede perder más tiempo».