Contrueces se moviliza para ayudar en la búsqueda de María Josefa Carnerero

María Josefa Carnerero. / E. C.
María Josefa Carnerero. / E. C.

La gijonesa desaparecida dijo a su familia que salía a la calle a comprar helados y no regresó. Testigos la sitúan horas después por la carretera del Obispo

E. C. GIJÓN.

La familia de María Josefa Carnerero espera con inquietud noticias suyas desde el sábado por la tarde. Según explica su hija, Jenny Álvarez, ese día salió de su domicilio de la calle Río Nervión, en Contrueces, a comprar tabaco y helados. «Cuando regresó dijo que se había olvidado los helados, se fue otra vez y ya no volvimos a saber nada de ella». En el quiosco al que se supone que iba nadie la llegó a ver, porque estaba cerrado. Y al pasar las horas sin que regresara ni se pusiera en contacto con nadie -dejó su teléfono móvil en la casa-, sus familiares decidieron empezar a buscarla y poner el caso en conocimiento de la Policía.

Ayer las calles del barrio se llenaron de carteles con la cara de María Josefa y cientos de personas colaboraron con la familia compartiendo su foto por las redes en busca de alguna pista que permita dar con su paradero. Son dos las que se han logrado hasta el momento. La de una persona que la vio sobre las dos de la tarde sentada en las inmediaciones de los terrenos abandonados de la antigua fábrica de cerámica y la de otra que aseguró habérsela encontrado en torno a las cuatro de la tarde del sábado caminando por la carretera del Obispo, con dos bolsas en la mano, a la altura de la glorieta situada entre el Colegio Público Nicanor Piñole y las instalaciones deportivas del Codema.

Cuando se fue de su casa, María Josefa Carnerero, de 45 años, 1,55 metros de altura y pelo moreno rizado, vestía 'leggings' negros y una camiseta blanca. Cualquier persona con información sobre su paradero puede ponerse en contacto con la Policía.