El coste del vial de Jove se dispara un 51% y necesitará 145 millones para las obras

El coste del vial de Jove se dispara un 51% y necesitará 145 millones para las obras

El alto desembolso reduce las opciones de ejecutar un acceso a El Musel que restaría camiones de La Calzada y cuenta con los permisos ambientales

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Las posibilidades de dotar a El Musel de un nuevo acceso por Jove se complican. Aunque la actuación tiene desde julio los permisos ambientales en regla, los ingenieros del Ministerio de Fomento acaban de revisar el proyecto, incrementando el coste en un 51%. En los presupuestos estatales de los últimos años figuraba con un desembolso estimado entre los 77 y los 95,9 millones. La administración eleva ahora ese esfuerzo hasta los 145 millones.

Es una inversión notable si se tiene en cuenta que el vial, concebido para restar camiones de La Calzada, es de 2,5 kilómetros, dos de ellos en falso túnel. El gasto resultante es de 58 millones por kilómetro, suma que desborda los parámetros de eficiencia de los que se dotó el ministerio en una Orden interna en el año 2010.

La circular acota a un máximo de 16 millones por kilómetro el coste de los proyectos de alta velocidad en «terrenos con potenciales riesgos geológico-geotécnicos», y para autovías interurbanas reduce el límite a los 8,5 millones por kilómetro. Cierto que la norma no fija topes para accesos portuarios en entornos urbanos, pero da una medida del recelo con el que el ministerio juzga las infraestructuras de elevado presupuesto.

En ese sentido, los 58 millones por kilómetro del vial de Jove son un precio más propio de actuaciones del AVE que de carreteras, y de las más costosas además. Por comparar, el tramo más exigente de la autovía del Cantábrico (A-8) fue el de Muros del Nalón-Las Dueñas, con un esfuerzo de 19,2 millones por kilómetro. La variante de Pajares está saliendo a unos 71 millones por kilómetro, pero el AVE de Valladolid a León se logró por menos de 10 millones por kilómetro.

El túnel marca la factura

Los tramos urbanos, con túnel, disparan costes y dificultades, algo que no puede arreglar la tramitación administrativa. En estos momentos, el ministerio indica que el asunto está en fase de redacción del proyecto de trazado «por parte de la Autoridad Portuaria». Desde El Musel en cambio aducen que el 19 de julio pasado remitieron ese proyecto al ministerio para que lo sometiera a valoración técnica. El documento precisa por dónde va el vial, cuáles son los suelos a expropiar, el precio de la compensación y los afectados.

Una vez cerrada esa relación, saldrá a consulta pública para que los propietarios tengan opción de alegar. Con la aprobación definitiva del trazado tocará cerrar el proyecto constructivo, último documento antes de licitar las obras. Queda papeleo por resolver y de ahí que en el borrador de Presupuesto General presentado el lunes la asignación al asunto quedara reducida a 100.000 euros. La partida supone un reconocimiento de que este curso se seguirá dedicando a las gestiones, y que las obras no se licitarán como pronto hasta el 2020.

Cabe recordar que en diciembre de 2005, ayuntamiento, ministerio y El Musel firmaron un convenio para repartirse el trabajo de los nuevos accesos diseñados para el superpuerto. Fomento se comprometía a asumir la mitad del coste del vial de Jove, correspondiendo el resto a la Autoridad Portuaria, salvo un bulevar superior que materializaría el consistorio.

En junio de 2011, la consultora APIA XXI entregó para el puerto un primer proyecto constructivo, trabajo que se le había pedido cuatro años antes. En 2015 el presupuesto estatal recogió ya un dinero que hacía suponer una obra cercana. En diciembre de 2017, El Musel contrató a TPF Getinsa Euroestudios para que actualizara aquel trabajo; el pliego del encargo suponía que en seis meses lo tendría todo terminado.