La federación vecinal acusa al Ayuntamiento de «ocultar» datos sobre un alivio al Piles

El río Piles, ayer, a su paso a la altura del Kilometrín. / DAMIÁN ARIENZA
El río Piles, ayer, a su paso a la altura del Kilometrín. / DAMIÁN ARIENZA

El Ayuntamiento asegura que fue «mínimo», por lo que no activó el protocolo de control y lo desvincula de la aparición de peces muertos

I. VILLARGIJÓN.

El sábado 21 de septiembre hubo tormenta en Gijón. Y la lluvia que descargó sobre la ciudad volvió a sobrepasar una vez más la capacidad de la red de saneamiento, en la que las aguas pluviales se mezclan con las negras procedentes de los desagües de los edificios. Cuando esto ocurre, y mientras no entre en funcionamiento el pozo de tormentas que se está construyendo en el parque de los Hermanos Castro, al que aún le quedan quince meses de obra, la solución es el alivio directo al Piles del caudal sobrante, restos fecales incluidos. Y es precisamente lo que pasó. La Federación de Asociaciones de Vecinos de la zona urbana (FAV) critica que no se informara de que se habían producido esos alivios y ayer acusó al Ayuntamiento de «ocultar» ese hecho no solo ese día, sino también durante todo el debate de la última semana y media en torno al estado de las aguas del río.

«Hubo un vertido de aguas fecales del que no se ha dicho nada en ningún momento. Nos preguntamos por qué ni el área de Medio Ambiente ni ninguna portavocía oficial informó sobre un hecho que tuvo que conllevar la activación de algún tipo de protocolo de actuación». La federación, en un comunicado, habla de «hermetismo» por parte de la administración municipal.

Detalla que el alivio «tuvo aproximadamente una duración de una hora, sin que se sepa con exactitud el caudal de aguas fecales que se vertió al río» y añade que esta situación se produjo «solo dos días antes de la aparición de varios peces y un ave muertos que llevó al cierre parcial de la playa de San Lorenzo».

A estas críticas se sumó la portavoz municipal de Podemos-Equo, Yolanda González Huergo, para quien «la falta de transparencia de la Concejalía de Medio Ambiente respecto al Piles no hace más que confirmar su irresponsabilidad». La concejala, que basa su postura en las afirmaciones de la federación vecinal, señaló que «nadie informó a nuestro grupo de una situación tan grave, que pone en riesgo la salud de los vecinos y el medio ambiente». Y añadió que «por esto se entiende por qué no resultaba 'idóneo' para el gobierno socialista que el observatorio de la playa saliera adelante. Revelar a la oposición y a la opinión pública la envergadura del problema que tenemos en pleno Gijón era mucho pedir».

Análisis de contraste

Fuentes municipales confirmaron ayer que en la fecha señalada por los vecinos se produjo un alivio que califican como «mínimo», por lo que «ni siquiera se activó el protocolo de la EMA». Cuando dos días después aparecieron peces muertos en el Piles, la primera medida fue comprobar si se habían existido alivios las 48 horas anteriores, periodo en el que ya no entraba el episodio del sábado, motivo por el cual en ningún momento se ha hablado de él. Al ver que no constaba ninguno, el Ayuntamiento decidió cerrar la playa mientras investigaba cuál podría ser entonces el motivo de la muerte de los peces, que atribuye a un bajo nivel de oxígeno en el agua por un exceso de algas unido a un caudal muy bajo.

Medio Ambiente prevé conocer en breve los datos del análisis de contraste sobre la presencia de microorganismos fecales en el Piles.