Broche dorado a los 50 años del Hospital de Cabueñes

Broche dorado a los 50 años del Hospital de Cabueñes
Trabajadores del Hospital de Cabueñes, en la rampa de consultas externas el día que se conmemoraba el medio siglo de vida del centro. / JORGE PETEIRO

El centro sanitario, pendiente del inicio de su esperada ampliación, recibe la Medalla de Oro del Ayuntamiento

M. MORO / I. VILLAR

Es habitual que la Medalla de Oro de la Villa, el máximo honor al que pueden aspirar las entidades de la ciudad, recaiga en una empresa, organización, asociación, organismo o institución que celebre un aniversario destacado. Ocurrió con el bicentenario del Instituto Jovellanos (2012), el 150 aniversario de Cruz Roja Española (2014) y los 125 años de presencia de la Compañía de Jesús en Gijón (2017). Y si este año había una fecha redonda era el medio siglo de vida del Hospital de Cabueñes, efemérides que ya hizo en septiembre al centro sanitario merecedor de la Medalla de Plata de Asturias. Ahora recibe otra dorada de la villa que le da cobijo desde 1968 y de cuya salud cuidan a diario sus aproximadamente 2.500 profesionales.

«Para nosotros es un enorme motivo de satisfacción, porque detrás de esta medalla está el reconocimiento de la ciudad a su hospital», apuntaba el actual gerente, Miguel Rodríguez, tras conocer el acuerdo de la junta de portavoces. Anunciaba además que tanto al Pleno extraordinario en el que se oficiará la concesión de este honor, previsto para el 13 de marzo, como a la gala de entrega que tendrá lugar en el Teatro Jovellanos el día de San Pedro irá acompañado por su equipo de gerencia: Begoña Martínez Argüelles (directora de Atención Sanitaria y Salud Pública), Teresa Somer (directora médica), Teresa Cueva (directora de gestión) y Miguel Herrero (director económico).

El actual Hospital de Cabueñes, centro de referencia del Área Sanitaria V, inició su actividad el 7 de agosto de 1968. Entonces estaba dedicado en exclusiva a la maternidad, era atendido por monjas de la Orden de la Caridad y llevaba el nombre de Residencia Sanitaria José Gómez Sabugo. Tenía cuatro plantas -el edificio que hoy alberga las consultas externas- y 206 camas.

En 1972 comenzó la obra de un nuevo edificio -donde ahora está hospitalización-, con ocho plantas y capacidad para 400 camas. La mudanza de todos los servicios a este espacio se produjo en 1976, acelerada por un incendio que destrozó por completo la residencia original. A principios de los años ochenta Cabueñes se acreditó para la docencia del programa MIR. Y a finales de esa década se abordó la recuperación del edificio quemado, que albergaría ya desde entonces las urgencias, consultas externas, laboratorios, etcétera. En 1993 se empezó a construir un bloque separado para la Escuela de Enfermería, que permitió liberar espacio para camas. El último gran cambio, ya este siglo, fue la reforma del acceso principal.

Para después del verano se espera el inicio de la gran ampliación pendiente desde hace años, que transformará el centro por completo.