El C-6, hundido en El Musel durante la guerra civil y reflotado en la dársela local

Fue bombardeado cuando, al mando de un oficial soviético, se refugiaba en Gijón por las averías que le causó el crucero 'Baleares'

M. MENÉNDEZGIJÓN.

El C-6 fue un submarino cuya historia está siempre ligada a Gijón. Junto a sus gemelos C-2 y C-4, defendían a la República durante la guerra civil y los tres se refugiaron en Gijón del avance de las tropas franquistas. El C-6 sufrió la avería de los timones de buceo de proa por las cargas de profundidad lanzadas por el crucero 'Baleares'. Los tres se refugiaron en El Musel el 2 de septiembre de 1937. Días después, sus gemelos pudieron zarpar rumbo a Francia. El C-6 se quedó reparando las averías. A sus mandos estaba el capitán de corbeta Luis Martínez, que en realidad era un oficial soviético llamado Iván Alekseievich Burmistrov. Una vez reparado, trató de romper sin éxito el bloqueo de la flota nacional pero el 20 de octubre, la víspera de la entrada del ejército franquista en Gijón, el C-6 sufrió un duro bombardeo aéreo que le causó importantes averías. La dotación del submarino lo hundió frente a El Musel, a cien metros de profundidad, para que no cayera en manos enemigas.

Una vez terminada la guerra, la Comisión de la Armada para el Salvamento de Buques decidió recuperar el submarino con flotadores de aire y grandes grúas. En mayo de 1948 se encontraba en el muelle local, desde donde se inició su remolque a Ferrol para su desguace. En pleno viaje, falló el enganche y el C-6 volvió a hundirse en el Cantábrico, esta vez para siempre.

Temas

Gijón