Laureano Oubiña, exnarcotraficante: «A los políticos les conviene hablar de mí para que no se hable de su basura»

Laureano Oubiña, ayer, en Arroes. / PALOMA UCHA
Laureano Oubiña, ayer, en Arroes. / PALOMA UCHA

«De 'señor do fume' nada, soy un pensionista de 72 años, víctima de un sistema que me ha hecho pasar 36 años y medio en la cárcel», asegura

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Laureano Oubiña Piñeiro (Cambados, 1946) cumplió el pasado día 2 de septiembre con la libertad condicional tras 36 de sus 72 años entre rejas por tráfico de hachís, contrabando de tabaco y blanqueo de capitales. Llega a Gijón para promocionar su libro, 'Toda la verdad', y lo hace acompañado por una camarilla que se refiere a él como 'el patrón'. Se siente víctima y no villano y se ha propuesto limpiar su imagen.

-¿Qué le trae al 'señor do fume' por Asturias'?

-De 'señor do fume' nada, soy un pensionista de 72 años, víctima del sistema. He venido a hablar de mi libro.

-Como Umbral.

-Parecido, pero en mi caso es autobiográfico, es un libro sobre mi vida. Durante más de treinta años todo el mundo estuvo hablando de mí sin conocerme y ahora me toca hablar a mí.

-¿Y qué quiere trasmitir a los lectores?

-Que se hizo una imagen a medida porque le interesaba a unos pocos. Fui una víctima mediática, política y judicial, especialmente a partir del año 1987, en el que compré las bodegas Pazo Baión, se abrió una guerra descomunal contra mí y contra toda mi familia.

-Escribe: «La inquisición antidroga no digiere que me encuentre en libertad, no soporta que haya cumplido mis condenas y que me disponga a disfrutar en paz el tiempo que me quede», ¿se siente perseguido?

-Totalmente. Muchas personas han estado intoxicado sobre mi persona todos estos años que he estado preso, especialmente los políticos de turno, porque les interesa. Mientras se hable de mí, no se habla de toda la basura que ellos tienen y tenían. Y digo de todos, de todas las ideologías. Sentenciado estoy y con la condena pagada. Salí el año pasado, pero el 2 de septiembre cumplí la libertad condicional, por lo que he cumplido con eso que llaman justicia.

-¿Ha vuelto a vivir a Cambados?

-Sí, sigo viviendo allí. Es mi tierra. Vivo allí sin ningún problema y muy tranquilo. Voy por la calle y la gente se quiere sacar fotos conmigo, tan malo no seré...

-Y con las madres de la droga, ¿cómo va la relación ahora que ha recuperado la libertad?

-Bueno, ese es un buen negocio. De hecho la presidenta Carmen Avendaño se hizo una carrera política a cuenta a hablar de mí y de alguno otro más, y también cogiendo subvenciones y fondos reservados del Estado. Dígame usted si no cómo una persona semianalfabeta llega a ser concejala del PSOE en Vigo, cobrando 600.000 pesetas al mes, o a pertenecer al consejo de administración de Caixa Vigo y del Celta de Vigo...

-¿Ha leído 'Fariña' o ha visto la serie?

-Por encima, no merece la pena porque es una sarta de mentiras todo. La única verdad es mi nombre, que es real, lo demás es todo mentira. Sobre todo me da mucha pena que tanto la productora como los actores, que son gallegos, por un puñado de euros dejaron la zona nuestra de Cambados y Vilanova a la altura de la basura, parece que vivimos en Colombia o Sicilia y nada más lejos de la realidad.

-¿Se ha planteado acciones legales como el exalcalde de El Grove?

-No, para ellos sería publicidad asociada a mi nombre.

-¿Se arrepiente de algo?

-Arrepentirse después de que cometes un delito de poco sirve, hay que arrepentirse antes de cometer el delito.

-Le pregunto de otra forma, ¿lo volvería a hacer?

-No, porque no merece la pena nada de eso siempre que tengas que cumplir un día de cárcel.

-Pero usted traficaba.

-Sí, pero en mi caso me dedicaba al tabaco y al contrabando del hachís.

-¿Y cocaína?

-Nunca toqué ningún otro tipo de droga, nunca jamás. Y nunca se me pasó por la cabeza. Lo único que hice fue contrabando de tabaco y transporte de hachís a Europa, a donde me ordenaban los dueños, yo solo era un mero transportista.

«Fantasía de Garzón»

-Entró en la casa de todos los españoles a través de los televisores por su desparpajo en el banquillo del juicio de la 'operación Nécora'.

-Eso fue una fantasía de Baltasar Garzón, el juez prevaricador número uno de España. La operación Nécora solo se hizo para tapar el tema de los GAL, las cosas se tapan y se tapan hasta cierto punto que se destapan... A la larga todo sabe, como fue este caso.

-¿Le ha costado dejar la rutina de la cárcel? ¿A qué se dedica y de qué vive?

-Vivo de la pensión que me ha quedado, como a tantos pensionistas, y colaborando con la editorial. El libro está escrito en la cárcel y tengo otro ya escrito y ese arrancará carnes pero sin anestesia, este es más templado. Las grandes editoriales de este país no han querido editar mi libro, no entiendo por qué... Hubo que hacer una editorial para poder lanzar mis memorias...

-¿Conocía Asturias?

-Conozco la cárcel, donde estuve desde octubre de 2010 a marzo de 2011. Me pasearon por todas las cárceles de España, no sé si me quedaría alguna por conocer. Y antes tenía muchos clientes por aquí por Asturias, buenos clientes, muy buenos clientes.

-¿Volverá a las andadas?

-No. Si me respeta la salud, seguiré con el mismo rumbo, directo, siempre con la verdad por delante.

 

Fotos

Vídeos