El acceso a El Musel por Jove queda aparcado y sin fecha

Obras de construcción de un nuevo acceso a El Musel desde la carretera GJ-10, en Veriña./PALOMA UCHA
Obras de construcción de un nuevo acceso a El Musel desde la carretera GJ-10, en Veriña. / PALOMA UCHA

Las cuentas aseguran la «centralidad» de la estación intermodal de Gijón

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, tiene previsto reunirse con la prensa para detallar el borrador y habrá que esperar sus explicaciones para entender el retraso que el anteproyecto presupuestario propina al acceso a El Musel por Jove. Se trata de una actuación que en los últimos años viene contando con dinero reservado para sacar adelante una obra que sigue sin licitar. El 19 de julio pasado la Autoridad Portuaria remitió al ministerio el proyecto de trazado para que lo sometiera a las correcciones técnicas necesarias antes de sacarlo a información pública. El borrador de cuentas de la Dirección General de Carreteras dedica apenas 100.000 euros a la cuestión este curso y no programa nada para los años venideros. El gesto añade incertidumbre a un asunto que, en las cuentas aprobadas en 2018 se estimaba precisaría de unos 77 millones y debía estar en servicio en el año 2022.

Vinculado al vial de Jove se encuentra el desdoblamiento de la AS-19 entre Lloreda y Veriña, una obra que acumula un año de dificultades. El motivo es que el proyecto con el que se lanzó no contemplaba parte de los tendidos eléctricos y tuberías que se encuentran en la zona, lo que obligó a parar las máquinas e iniciar la negociación de un modificado, primero técnico, luego económico. El borrador no se hace eco de esos problemas y reserva 13,1 millones para avanzar esa segunda calzada, de lo que se infiere que el departamento o bien cuenta con tener desbloqueadas las obras y a pleno rendimiento, o al menos reserva dinero suficiente para poder pisar el acelerador cuando termine de arreglar esa tramitación.

Un detalle que ha terminado siendo elocuente. Habitualmente el anexo de inversiones de un proyecto presupuestario se compone de diversos apuntes contables, cada uno dedicado a una obra distinta. Todos los territorios pugnan por ver en esa lista sus ambiciones en infraestructuras y, una vez lo logran, la atención se centra en ver cuántos fondos se consagran a avanzar la actuación pretendida. A eso se ciñe el juego pero con el plan de vías de Gijón se produce una variante distinta del juego. El estudio informativo de la estación intermodal contratado el pasado verano requería al consultor que comparara las ventajas de ejecutar la estación en el entorno del Museo del Ferrocarril (como estaba acordado) frente al entorno de Moreda. El ejercicio despertó suspicacias. Hubo quien temió que de nuevo estuviera en discusión la ubicación, de ahí que, en cuestión tan delicada, resulte significativo que el Ministerio de Fomento mantenga en el borrador presupuestario que el dinero del plan de integración ferroviaria se avanza «manteniendo la centralidad urbana de la nueva estación».

Poco más cabe 'rascar' del proyecto presupuestario en lo tocante al plan de vías. Las cuentas aprobadas en 2018 consignaron 100.000 euros dentro de la Secretaría de Estadio de Infraestructuras para la redacción de un proyecto que se aseguraba estaría listo ese mismo año. Las que se diseñan para este curso anotan 315.930 euros para continuar los trabajos hasta diciembre y constatan que en 2020 todavía quedarán por liquidar 193.560 de los estudios. En la sociedad pública Adif no hay tampoco partida con denominación específica para el plan de vías; esa circunstancia se daba también en 2018 y no obstó para que la compañía iniciara los trabajos de bombeo del agua dentro del túnel del metrotrén y contratase la redacción de diversos proyectos que componen el puzzle del plan de vías.

Así las cosas, 2019 se presenta como un año en el que seguir avanzando los trámites, diseños y trabajos de menor calado, pero las grandes obras de la integración ferroviaria gijonesa se dejan para después; el ministerio ha evitado incluirlas en la programación de los próximos ejercicios, quizás para dar el paso cuando tenga una estimación más ajustada de la inversión que requerirá.

 

Fotos

Vídeos