El Revillagigedo supera los 500 alumnos gracias al auge de la Formación Profesional

Profesores y alumnos, en el acto oficial del inicio del curso. / ARNALDO GARCÍA
Profesores y alumnos, en el acto oficial del inicio del curso. / ARNALDO GARCÍA

La Escuela de El Natahoyo presume de tener más de un 80% de inserción laboral. «Ahora no hay nadie en la bolsa de empleo»

O. ESTEBANGIJÓN.

Administración y empresarios lo tienen claro: hay que hacer una gran apuesta por la Formación Profesional. Y parece que también los jóvenes lo ven así. Al menos es la sensación de quien tiene mucha experiencia en el sector. Noventa años de historia avalan a la Escuela Revillagigedo, el centro de El Natahoyo, que ha superado en este curso las cifras de matriculación de los últimos años. Más de 500 alumnos llenan sus aulas. Su director, Emilio Díaz, presumía ayer de cifras antes del acto de inauguración del curso.

Aunque las clases arrancaron hace algo más de una semana, es una tradición en la Escuela reunir a los alumnos para darles una bienvenida oficial, que contó también con la presencia de Pedro Luis García Vera, nuevo superior de la Compañía de Jesús en Asturias, quien invitó a los alumnos a formarse no solo para «ser grandes profesionales, sino a crecer como personas».

«Están todas las aulas prácticamente llenas. Parece que por fin la FP está empezando a tener tirón y va en auge», se felicitaba Díaz. Muchas miradas se han volcado hacia esta modalidad educativa, viendo «el tapón de salidas laborales del mundo universitario. La gente busca otras alternativas». Y el 'Gedo' es una de ellas. Allí se ofrecen dos ciclos de FP Básica (Electricidad y Electrónica y Fabricación y Montaje), cuatro de grado medio (Instalaciones Eléctricas y Automáticas, mantenimiento Electromecánico, Mecanizado y Soldadura y Calderería), y cinco de grado superior (Mantenimiento Eléctrico, Mecatrónica Industrial, Sistemas Electrotécnicos y Automatizados, Construcciones Metálicas y Programación de la producción en fabricación mecánica). Todos tienen 'tirón', asegura el director. Pero, sin duda, el «éxito total» de este año es el nuevo grado de Mecatrónica Industrial, que en su año de estreno ha tenido más solicitudes que plazas disponibles. Se mantienen también las 'chicas del Gedo'. Una veintena de alumnas conforman la cuota femenina de la Escuela.

Fuerte campaña

El éxito en la matrícula también se debe al esfuerzo que han realizado en los últimos años por llevar la realidad de la FP a los centros escolares. «Hemos hecho una campaña muy fuerte en los colegios. El último curso pasaron por aquí más de 20, con más de 300 alumnos». Es una forma de «dar a conocer la FP, ya que sigue habiendo mucho desconocimiento».

Al éxito de alumnos se suma el de empleabilidad. Díaz asegura que la inserción laboral de sus estudiantes está por encima del 80%. Y que ahora mismo, de hecho, no hay nadie en la bolsa de trabajo. «Si nos llama una empresa no tenemos a nadie a quién mandar, porque o ya están trabajando o siguen estudiando».