Soledad Saavedra: «Gijón le brindó a Tini los mejores momentos de su vida»

Soledad Saavedra: «Esta ciudad le brindó a Tini los mejores momentos de su vida»
Soledad Saavedra durante la sesión plenaria. / JORGE PETEIRO

La viuda de Areces protagonizó el momento más emotivo del acto al agradecer con la mano en el corazón los aplausos de reconocimiento al título

M. MORO / E. GARCÍA GIJÓN.

«Tini fue muy feliz en Gijón y esta ciudad le brindó los mejores momentos de su vida». Soledad Saavedra, viuda de Vicente Álvarez Areces, protagonizó ayer el momento más emotivo del Pleno extraordinario de honores al agradecer con la mano en el corazón los calurosos aplausos que siguieron a la concesión del título de Hijo Predilecto para quien fuera alcalde y presidente del Principado y senador, fallecido repentinamente.

Saavedra aseguró que agradece «profundamente» este honor, porque no es comparable a cualquier otro y «porque es expresión del cariño de los ciudadanos a su alcalde». Remarcó que Areces «amaba esta ciudad desde su infancia y ese cariño fue lo que hizo que se comprometiera toda su vida con Gijón». «Le habréis escuchado muchas veces decir lo orgulloso que se sentía de haber contribuido como alcalde y presidente a la transformación de la espléndida ciudad que hoy es Gijón», subrayó.

En su opinión, «cuando Tini llegó a la Alcaldía supo materializar los deseos de una ciudad con sed de cambio y acercarla al modelo urbanístico, social, cultural y del conocimiento del que tantos gijoneses nos sentimos orgullosos».

Piñole, Torcuato, Adaro...

Areces se une con este reconocimiento a título póstumo a una nómina en la que también están personalidades como Faustino Rodríguez San Pedro (desde 1907), Dionisio Cifuentes (1949), Nicanor Piñole (1963), Torcuato Fernández-Miranda (1966), Marcelino García Rubiera (1968), Fermín García-Bernardo (1992), Orlando Pelayo (1992), Aurelio Menéndez (1994), Arturo Fernández (1994), Luis Adaro Ruiz-Falcó (2003), José María Díez-Alegría (2005), María Dolores Muñiz (2007) y Santiago Carrillo (2010). De esa lista de catorce solo está viva actualmente una persona: el actor Arturo Fernández.