Taiwán, primer país asiático en pronunciarse a favor del matrimonio homosexual

Ciudadanos celebran la decisión ante el Parlamento de Taipei (Taiwán). /
Ciudadanos celebran la decisión ante el Parlamento de Taipei (Taiwán).

La justicia ha tomado una decisión histórica a favor de las uniones entre personas del mismo sexo, que el gobierno deberá hacer efectiva en dos años

COLPISA / AFPmadrid

La justicia de Taiwán ha tomado este miércoles una decisión histórica sobre el matrimonio homosexual, que debería permitir a la isla convertirse en el primer territorio asiático en legalizar las uniones entre personas del mismo sexo.

La Corte Constitucional ha considerado que la disposición del código civil taiwanés, según la cual un contrato de matrimonio solo se puede suscribir entre un hombre y una mujer, "viola" la Constitución, que garantiza la libertad de matrimonio y la igualdad entre los ciudadanos.

El tribunal da dos años al gobierno para aplicar esta decisión. Si el parlamento no efectúa el cambio en dos años, la corte ha asegurado que las parejas del mismo sexo podrían inscribirse para casarse de todas formas, basándose en su interpretación.

"Las disposiciones actuales sobre el matrimonio no permiten que dos personas del mismo sexo creen una unión permanente de naturaleza íntima y exclusiva con el entregado propósito de llevar una vida juntos. Esto es obviamente un grave defecto legislativo", ha dicho un comunicado de la corte.

Partidarios y detractores

Los esfuerzos para lograr los derechos igualitarios en el matrimonio se han acelerado en la isla con el apoyo de cientos de miles de personas. Pero también han provocado la indignación de grupos conservadores, que han organizado protestas masivas contra cualquier cambio en la ley.

La corte ha dictaminado que la decisión de permitir el matrimonio homosexual contribuirá a la estabilidad social y a proteger la "dignidad humana". Un panel con 14 magistrados ha dictaminado la sentencia, que necesitó una mayoría de diez. Solo dos jueces se han pronunciado en contra.

Los partidarios y detractores se reunieron en el centro de Taipéi a la espera de la decisión, con cientos de activistas promatrimonio gay ondeando banderas con los colores del arcoíris fuera del parlamento.