37 jabalíes abatidos en un año en Oviedo

Un jabalí irrumpe delante de un perro en el parque del Oeste. / EFE
Un jabalí irrumpe delante de un perro en el parque del Oeste. / EFE

Los controles de estos animales por parte de la Guardia Rural se suman a los ahuyentados con perros, veintitrés en los últimos cuatro meses

D. LUMBRERAS OVIEDO.

El Principado abatió treinta y siete jabalíes, cinco menos que el año anterior, en el concejo a lo largo de 2017, según datos de la Consejería de Medio Ambiente. Se trata de los suidos matados en lo que se conoce como zona de seguridad; es decir, terrenos en los que está prohibida la caza por su proximidad a la población. De noche, la Guardería del Medio Natural realiza patrullas (aguardos) a fin de controlar su presencia y prevenir daños a los cultivos, evitar riesgos en la seguridad vial y en las personas.

Además de los aguardos, los agentes de la consejería también emplean canes para ahuyentar a los jabalíes a los cotos regionales en torno al concejo (perreos), en zonas como Llanera o Morcín, donde pueden ser capturados sin problemas por los cazadores. De esta forma capturaron cuarenta y ocho jabalíes durante la temporada 2016-2017. Las cifras provisionales (de septiembre a diciembre) de la temporada 2017-1018 apuntan a un aumento, con veintitrés jabalíes capturados en estos últimos cuatro meses.

Al catedrático de Zoología de la Universidad de Oviedo Carlos Nores, que elaboró un estudio sobre el control de estos mamíferos por encargo del Ayuntamiento -aunque «no nos han vuelto a encargar nada más ni me convocaron a ninguna reunión», apunta-, los datos le parecieron positivos: «Sí hay una diferencia con respecto a 2016, y es que en 2017 hubo menos incidencias de jabalíes urbanos en Oviedo, aunque hubo algunas. Supongo que será debido a la efectividad».

«Si en vez de esperar a los ataques se realizan controles, el problema se minimiza»

Para Nores, es preciso «tener en cuenta que durante este tiempo se incrementaron las batidas con perros para echarlos a los cotos. Una parte de los jabalíes que no se han matado en la zona de seguridad, lo han hecho en los cotos». El experto se mostró defensor de ahuyentarlos de las ciudades con perros. Aunque, recalcó, no se trata tanto de «matar muchos jabalíes como de ser eficaces en el control. El problema no se soluciona simplemente matando ejemplares», si bien hay un «mínimo necesario».

Concluye realizando una recomendación a las autoridades: «Los montones de jabalíes en La Florida son el mismo un día y otro también. Si en vez de esperar a que haya ataques, se realizan actuaciones de control, el problema se minimiza».

Si bien a lo largo del año pasado los incidentes fueron disminuyendo (el último de resonancia fue uno en noviembre, con un ejemplar de considerable tamaño que recorrió el paseo de La Florida), en los primeros meses fueron abundantes. De enero a abril hubo veintidós intervenciones de la Policía Local; la más peligrosa, el 14 de abril, cuando abatieron un gorrino en la glorieta de Fozaneldi. Aunque la más llamativa fue en mayo de 2016, cuando 'pastorearon' uno desde Villa Magdalena al verde. Los vecinos que más los sufren son los del Naranco. «Estamos hartos», resumía la presidenta de la Asociación de Vecinos de El Llano, María José García

Nores calcula que en Asturias hay «entre 40.000 y 60.000 jabalíes», que crecen mientras los cazadores disminuyen (había 11.000 licencias vigentes en 2015, según datos de Sadei). El catedrático de Derecho Civil de la Universidad Autónoma de Madrid, Fernando Pantaleón Prieto, señaló recientemente que «el número de accidentes en Asturias con jabalíes es espectacular». Tan es así, que los suidos provocan uno de cada tres accidentes con animales.

 

Fotos

Vídeos