El cazafamosos asturiano de las setecientas fotos

Con Martin Scorsese, esta misma semana./J. A.
Con Martin Scorsese, esta misma semana. / J. A.

El moscón Javier Alonso hace guardia durante horas para conseguir autógrafos con las 'celebrities' | En su colección digital tiene instantáneas con las cantantes La Toya Jackson y Martin Scorsese y el poeta Leonard Cohen

ROSALÍA AGUDÍN

El tiempo y la paciencia no son un impedimento para Javier Alonso. Es capaz de estar horas delante del hotel de la Reconquista para conseguir una fotografía con Leonard Cohen o Martin Scorsese o incluso de viajar hasta Madrid para retratarse junto a la cantante La Toya Jackson. Todo es poco para este moscón que suma ya una colección de setecientas imágenes con diversas 'celebrities' nacionales e internacionales y que guarda con sumo cuidado en su ordenador: «Tengo una copia de cada uno de los retratos que me he hecho por si ocurre un problema y se borran. Ya se sabe cómo son las nuevas tecnologías».

Esta afición le nació hace quince años. Como no podía ser de otro modo, fue de la mano de Ander Azcárate, el cazafamosos más popular de Asturias. Se conocieron en el instituto Ramón Areces, y pronto quedó prendado por su afición:«Venía a clase con su maletín y cuando nos enseñó lo que tenía dentro alucinamos».

La primera vez que hizo guardia con él fue delante del hotel de la Reconquista en la semana previa a los Premios Princesa, aunque en aquella ocasión no se hizo ninguna foto. Esta oportunidad, no obstante, le llegó un tiempo después. Trabajaba en el Auditorio Príncipe Felipe y un día llegó la cantante María Dolores Pradera para ensayar un concierto. Al término, Alonso se acercó a ella y le pidió una foto. Ella accedió sin ningún tipo de problema, aunque ahora confiesa que esta situación le dio un poco de reparo: «Estaba vestido con el mono de trabajo y lo pensé durante un tiempo. Pronto me animé y ahora guardo esta instantánea con cariño».

Asegura que la mayor parte de los famosos «acceden a sacarse una fotografía» sin ningún problema, aunque este año tuvo un pequeño percance con la actriz Maribel Verdú. «Fuimos al festival de cine de San Sebastián y nos encontramos con ella, que estaba presentado la película 'Ola de crímenes'. Le hice la petición como siempre hago y me dijo que no. En ese momento, no le apetecía y añadió que 'debíamos haber madrugado más'».

Esta situación le disgustó, pero pronto pasó el mal sabor de boca. «Nos encontramos con Paulina Rubio y fue muy agradable». También aprovechó la ocasión para retratarse con los artistas Darío Grandinetti o Rosi de Palma.

Enterarse de cuándo va a venir una 'celebrity' a conocer Oviedo o Madrid no es fácil. Muchos tienen un amplio equipo de seguridad y en la capital de España hay tantas plazas hoteleras como habitantes en Avilés. Sin embargo, esta situación no es un problema para los cazafamosos.

Han creado un grupo de whatsapp donde se pasan toda la información y cada uno tiene sus propias fuentes: «Mi hermano, por ejemplo, trabaja en el Teatro Real y me dice si va a venir alguien importante». Si es un artista con el que él no tiene una foto, no duda en recorrer los más de cuatrocientos kilómetros que separan la capital moscona de la de España: «Suelo ir todos los veranos y navidades porque a veces me toca cuidar a mi sobrino. Además, si hay un evento, no dudo en ir hasta allí».

Esta semana –añade– ha sido importante para él. Ha hecho guardia delante del hotel de la Reconquista para conseguir su foto con los galardonados o los invitados. Consiguió su objetivo aunque lamenta que el viernes no pudo hacer guardia. «Tuve que viajar a Madrid», lamenta. No obstante, el próximo año volverá a estar al pie del cañón.