Los conciertos de la Catedral, en peligro por el conflicto del contrato de las obras

Neneh Cherry durante las pasadas fiestas de San Mateo. / ALEX PIÑA
Neneh Cherry durante las pasadas fiestas de San Mateo. / ALEX PIÑA

Las alegaciones de la empresa contra la resolución del acuerdo y la necesidad de dictamen del Consultivo impiden usar el espacio

G. D. -R.OVIEDO.

Lo que Gabino de Lorenzo en sus tiempos de 'losas, auditorios y calatravas' hubiera llamado una 'obrina que se hace con dos peones en una semana' puede acabar con la programación musical de San Mateo en la plaza de la Catedral. El anterior equipo de gobierno adjudició a Obras, Servicios y Construcciones del Principado de Asturias la reparación del pavimento de la plaza de Alfonso II por casi 77.000 euros y con dos meses de plazo de ejecución en noviembre de 2018. Los trabajos, sin embargo, no empezaron hasta el pasado enero. Cuando los operarios se retiraron, al Ayuntamiento no le gustó lo que vio. Los técnicos hicieron varios requerimientos a la empresa por las deficiencias en la ejecución y se negaron a recibir el resultado. A todos los efectos administrativos, la plaza sigue en obras. A todos los efectos quiere decir que el Ayuntamiento no puede disponer de su uso y menos para colocar un escenario encima.

Con este panorama, el nuevo concejal de Contratación, Gerardo Antuña, ordenó la resolución del contrato por causas imputables a la contratista. La empresa podía haber dado la callada por respuesta, pero ha decidido presentar alegaciones. Lo que obligará a realizar nuevos informes para responder motivadamente la decisión municipal. Serán unos días más de retraso, pero tiempo es lo que falta. Aunque los técnicos desestimen todas las alegaciones o aunque hiciesen lo contrario y diesen la razón a la empresa en todo, el expediente necesita del informe preceptivo del Consejo Consultivo de Asturias para que el Ayuntamiento pueda mover pieza.

El órgano asesor es rápido. Entre la solicitud de dictamen, que tiene que formalizar el alcalde, y su resolución del mismo median habitualmente uno o dos meses, pero ha dictado resoluciones en apenas dos semanas sobre la misma materia que preocupa al equipo de gobierno si el asunto corre prisa. Pasó el mes pasado con la resolución del contrato de mejora de accesos a la cueva de Tito Bustillo, empantanado a las puertas de la temporada turística.

O en otro sitio

Con todo el margen se estrecha. La Fundación Municipal de Cultura no podrá firmar los contratos con los artistas «locales y orquestas» con los que pensaba llenar la mayor parte de la programación musical de la Catedral hasta que el contrato de las obras de la plaza esté resulto. De hecho, el anterior equipo de gobierno dejó expedientes sin tramitar de varias de las actuaciones que proponían los promotores a los que encomendó Roberto Sánchez Ramos perfilar las fiestas. En todos ellos, explicaron fuentes municipales, reza que el recital «tendrá lugar en la plaza de la Catedral o en otra ubicación» sin determinar.

Más información