Urbanismo pidió a Infraestructuras que informase sobre el proyecto del Bulevar

Taboada y Rosón, ayer, en su visita a la nueva pista de 'running' del parque del Oeste. / MARIO ROJAS
Taboada y Rosón, ayer, en su visita a la nueva pista de 'running' del parque del Oeste. / MARIO ROJAS

Taboada insiste en denunciar «injerencias» y en asegurar que si no fuera «por los impedimentos internos» la obra estaría en marcha

G. D. -R. OVIEDO.

El martes, la plana mayor de Somos Oviedo compareció en rueda de prensa para acusar a PSOE, PP e IU de «bloquear» el proyecto de reurbanización de la entrada a Oviedo desde la autopista 'Y'. Según el relato de Ana Taboada, Rubén Rosón e Ignacio Fernández del Páramo, el alcalde, Ana Rivas, Agustín Iglesias Caunedo y «resistencias internas» frenaban un proyecto «de ciudad». En una rueda de prensa conjunta, acusaron al jefe de servicio de Infraestructuras de tirar por tierra el Bulevar de Santullano con «un informe que nadie pidió ni encargó, del que tanto yo, como el director del proyecto como los responsables de la empresa nos enteramos por la prensa», denunció el concejal de Urbanismo. No es cierto. La verdad es que fue su propia concejalía y el propio director del proyecto los que solicitaron a Infraestructuras y, también, a otras áreas municipales que revisasen el diseño que la UTE Bosque y Valle entregó en noviembre.

Este diario ha tenido acceso a un correo electrónico con fecha del 16 de noviembre, en el que el responsable del contrato y arquitecto de la Concejalía de Urbanismo informa a diversas áreas que, «a lo largo de la mañana», a través de un enlace, los servicios de Informática pondrán a disposición de los técnicos de las áreas concernidas «la carpeta que contiene el proyecto del Bulevar» de Santullano «para su revisión».

La solicitud a Infraestructuras, Alumbrado o Parques y Jardines figura en el propio expediente. Pese a ello, Del Páramo sostuvo el martes que nadie lo había pedido y su compañero y concejal de Economía, Rubén Rosón, vinculó al ingeniero de Infrastructuras con una conspiración entre el alcalde y el PP porque el «Bulevar es demasiado bueno como para dejar que suceda».

El sindicato CSIF salió ayer en defensa de los funcionarios y exigió a Somos que rectifique sus declaraciones, que consideró un nuevo «ataque a los funcionarios municipales para justificar la parálisis» de proyectos.

Ayer, la vicealcaldesa, Ana Taboada, mantuvo la misma línea y sostuvo: «No vamos a permitir que haya ninguna injerencia interna más» en un proyecto, que «si no hubiera todos estos impedimientos» internos «ya estaría en marcha». Taboada celebró que la junta de gobierno tenga previsto aprobar hoy un nuevo requerimiento a los redactores para que adapten, antes de diez días, el proyecto a las exigencias de los pliegos, presupuestarias (18 millones de euros como máximo) y solventen las deficiencias detectadas por los técnicos. No solo las que Urbanismo dice que no pidió, pero si lo hizo a Infraestructuras, también las halladas por Parques, Alumbrado o Bomberos y por el propio responsable del contrato que informó el pasado día 5 que el diseño «no cumple con los requisitos formales, de definición, funcionales, ni administrativos, para su aprobación».

De hecho, nadie ha aclarado aún cómo podría empezar la obra, aún teniendo proyecto, sin desviar antes el colector Sur ni hacer nuevos estudios geológicos que garanticen la integridad de Santullano.

Más información