Campaña en Internet para la liberación de un sacerdote español en El Salvador

Vecinos del sacerdote español piden su libertad. /
Vecinos del sacerdote español piden su libertad.

El cura está acusado de colaborar con las bandas violentas del país

J. V. MUÑOZ-LACUNAtoledo

La familia del sacerdote Antonio Rodríguez, originario de Daimiel (Ciudad Real), ha puesto en marcha una campaña en internet para solicitar la puesta en libertad de este religioso que fue detenido a finales de mes de julio en El Salvador bajo la acusación de haber introducido objetos ilegales -teléfonos móviles- en las cárceles de ese país para los jóvenes que pertenecen a las 'maras' o bandas violentas.

La campaña de recogida de firmas ha comenzado este lunes a través de la plataforma Change.org y su destinatario será el presidente de El Salvador, a quien se le pide que se archive la causa y no se le obligue a abandonar el país. Según su familia, su detención sólo obedece a motivos políticos pues el 'Padre Toño', como es conocido en ese país centroamericano, lleva catorce años trabajando con las bandas juveniles para lograr su reinserción en la sociedad.

"Su detención ha sido injusta y sin fundamento y es una obstrucción a su trabajo en defensa de los derechos humanos", sostiene su padre, Antonio. Tanto sus padres como sus hermanas han convocado en repetidas ocasiones concentraciones en Daimiel para exigir su libertad. "Mi hermano está bien de salud pero emocionalmente ha caído y esto puede afectarle cuando salga", afirma su hermana Cruces María, muy molesta con el fiscal general de El Salvador que hace unos días acusó al sacerdote en una televisión de "traidor a la patria".

"Lo que está pasando con mi hermano es de ciencia ficción y parece irreal. Después de catorce años trabajando con las bandas juveniles, su detención obedece a motivos políticos y de venganza personal", añade su hermana Cruces María. La madre del sacerdote, por su parte, ha solicitado una entrevista al embajador de El Salvador en España.