El Gobierno «no permitirá que Cataluña sea la voz única de quienes se saltan la ley»

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en Logroño./
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en Logroño.

Sáenz de Santamaría critica que para algunos partidos nacionalistas "su comunidad son solo ellos" y, en el caso de Cataluña, "solo son la Generalitat, Puigdemont, Junquera y Romeva"

EFElogroño

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado hoy que "el PP y el Gobierno no van a permitir que Cataluña sea la voz única de quienes se saltan la ley" y ha criticado que, para algunos partidos nacionalistas, "su comunidad son solo ellos". La vicepresidenta ha clausurado en Logroño el acto en el que se ha presentado la ponencia Económica y de Administración Territorial que el PP debatirá en su 18 Congreso Nacional y en el que también han intervenido el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el vicesecretario popular de Autonomías y Ayuntamientos y coordinador de esta ponencia, Javier Arenas.

Los presidentes del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros; y del PP riojano y vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz, también han intervenido en el acto, al que han acudido, además, los líderes de populares vascos, Alfonso Alonso, y catalanes, Xavier García Albiol; y el secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro.

Catalá denuncia «voluntad de coaccionar» de Mas el 6F

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha afirmado hoy, en alusión a la manifestación prevista el próximo 6 de febrero durante la declaración judicial del expresident Artur Mas por el 9N, que "no son necesarias manifestaciones, sobre todo si detrás hay la voluntad de coaccionar a los tribunales".

En declaraciones al programa Converses de COPE Catalunya y según un comunicado de la emisora, el ministro de Justicia ha rechazado que se promuevan "movimientos de acompañamiento popular" o manifestaciones "si detrás hay una voluntad de interferir, de intentar coaccionar o de generar influencia sobre los tribunales".

De este modo se ha referido el ministro a los llamamientos que se han hecho desde la Generalitat y la consellera de Gobernación, Meritxell Borràs para que los funcionarios catalanes pidan fiesta el próximo 6 de febrero y acudan a apoyar al expresidente de la Generalitat, Artur Mas y a las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau, que serán juzgados en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya por la consulta del 9N.

En su intervención, la vicepresidenta ha defendido que, mientras que para el PP, "España son los españoles", para algunos partidos nacionalistas "su comunidad son solo ellos" y, en el caso de Cataluña, "solo son la Generalitat de Cataluña, Puigdemont, Junquera y Romeva", en alusión al presidente del Gobierno catalán, su vicepresidente y el consejero de Asuntos Exteriores, respectivamente.

«Negar la voz» de los catalanes

"Cuando yo estoy en el Gobierno hablo solo del Gobierno o de mi ministerio, y cuando estoy en el PP, hablo solo como militante, pero en la Generalitat parece que solo ellos son los catalanes y todo se tiene que supeditar a la Cataluña que ellos quieren", ha incidido. En esta misma línea, ha acusado a los nacionalistas catalanes de "negar la voz y la opinión a todos los demás, que son tan catalanes como ellos".

"Se empieza por no cumplir la Constitución y se acaba con que un senador se jacta de que allí se pueden saltar los derechos de los ciudadanos porque lo importante es su visión de la sociedad", ha dicho, en alusión a las manifestaciones del juez Santiago Vidal, que ha dejado su escaño por ERC en el Senado tras afirmar que la Generalitat tiene datos fiscales de los catalanes de forma "ilegal". Ha insistido en que su partido y el Gobierno "no permitirán" que Cataluña "sea la voz única de quienes se saltan la Ley" y de quienes "supeditan los derechos a una idea cerrada de lo que ellos creen es Cataluña".

Sáenz de Santamaría ha recalcado que, para el PP, "cada español puede tener su propia visión y cada comunidad autónoma sus prioridades, pero siempre con la máxima lealtad a un proyecto común". Porque "es normal" que "cada uno sienta su tierra" y porque "el PP sabe que España es muy diversa", ha dicho, "pero unidos hemos logrado los mejores resultados de la historia y ya llevamos 501 años viviendo juntos, construyendo España en beneficio de todos, para ser un país más próspero y superar las dificultades".

Ha ironizado con el hecho de que a su partido "siempre le toca llegar al Gobierno cuando España tiene un gran problema, es nuestro sino" y "a ver si nos toca gobernar con bonanza" porque "si hemos hecho lo que hemos hecho en crisis, qué no podremos hacer con alegría presupuestaria". "Mariano Rajoy sacó a España de la crisis más grande en democracia porque nos dejaron un país al borde de la intervención y logramos que volviera a crecer, a generar empleo y somos ejemplo de estabilidad", ha afirmado.