Una investidura con la mano tendida

Una investidura con la mano tendida

Numerosos cargos socialistas arroparon a Barbón en su nombramiento como presidente electo

PALOMA LAMADRIDGijón

Con «emoción y gratitud» se ha dirigido esta mañana Adrián Barbón a los diputados y, por extensión, a todos los asturianos tras ser investido presidente del Principado. En la segunda vuelta, bastaban los 20 votos del PSOE más los dos de IU para que el secretario general de la FSA accediese al cargo, del que tomará posesión el próximo sábado.

Una jornada histórica en la vida de este lavianés de 40 años que ha estado arropado por numerosos cargos socialistas, que siguieron la investidura desde la tribuna de invitados del hemiciclo. Entre ellos, se encontraban los senadores Fernando Lastra y María Fernández, así como los alcaldes de Corvera, Iván Fernández, y Cudillero, Carlos Valle. También quiso estar presente Wenceslao López, exalcalde de Oviedo.

Los dirigentes del PSOE han compartido tribuna con varios trabajadores de Zener, empresa encargada de la instación y mantenimiento de los servicios de Telecable, en protesta por el conflicto que atraviesa la compañía. Una reivindicación que también han escenificado en el exterior de a Junta General.

Barbón ha vuelto a incidir en su intervención en que tiene «la mano tendida» al resto de grupos de la Cámara, con la excepción de Vox por sus grandes diferencias ideológicas, aunque en esta ocasión no ha hecho alusión expresa al partido de Santiago Abascal. Su portavoz, Ignacio Blanco, al igual que los del resto de formaciones, se ha acercado a Barbón para felicitarle por su nombramiento. Sin acritud, el presidente electo le ha estrechado la mano.

El líder socialista eligió para el acto una corbata morada, quizá como guiño a su defensa por la igualdad, que será uno de los ejes de su programa de gobierno, como él mismo avanzó en la primera sesión del pleno de investidura, celebrada el pasado jueves. En la breve convocatoria de esta mañana también hubo alguna anécdota, como el error del presidente de la Cámara, Marcelino Marcos, al leer el escrutinio de la votación. Los votos no cuadraban y pronto se ha percatado de ello. Los aplausos de los diputados han dado la bienvenida al nuevo presidente asturiano.