Sofía Castañón gana peso en la renovada dirección de Pablo Iglesias

Sofía Castañón gana peso en la renovada dirección de Pablo Iglesias

La dirección asturiana no ve razones para culpar a los territorios y sí un desgaste global

A. S.OVIEDO.

Los decepcionantes resultados de las generales de abril y de las autonómicas y municipales de mayo pasan factura a Podemos, que sufre en sus carnes el revuelo interno que acompaña a los retrocesos en las urnas. Aunque de forma comedida, el consejo ciudadano de ayer constató la existencia de distintas visiones respecto de los problemas que sufre la formación. El secretario general, Pablo Iglesias, deslizó alguna que otra crítica a la planificación de los comicios en los territorios. Una visión que no compartió el representante de la dirección asturiana, Daniel Ripa, que según fuentes cercanas a la reunión, apuntó a la existencia de «causas globales» que explican el deterioro electoral en el conjunto del país.

Según estas fuentes, Ripa indicó que el desgaste que acumula el partido no es algo que se haya constatado únicamente en las elecciones autonómicas y locales del 26-M sino que viene de más atrás, especialmente desde que el PSOE tomó el poder tras la moción de censura que echó abajo el Gobierno de Mariano Rajoy. El dirigente asturiano señaló que la creciente visibilidad de los socialistas, las pugnas internas en el seno de Podemos y también una situación económica que ha mejorado en los últimos tiempos son factores que han contribuido a que la presencia electoral del partido morado se haya visto mermada.

Causas globales y no específicas de uno u otro territorio, especificó Ripa según estas fuentes. Recordó, para avalar esa tesis, que el resultado de la suma de Podemos e IU en las elecciones autonómicas en Asturias sería superior al obtenido en las generales. Admitió, eso sí, que hay trabajo por hacer y que toca mejorar cuestiones como, por ejemplo, el déficit de presencia del partido en el mapa local.

La reunión de ayer constató el creciente peso interno que en la dirección estatal juega la asturiana Sofía Castañón, que además de seguir al frente del área de feminismos se ocupará también en adelante del capítulo cultural. Admitiendo que los resultados electorales han sido «malos», la diputada nacional celebró que el partido siga siendo decisivo en numerosos ayuntamientos y autonomías, y respaldó la apuesta de Iglesias por entrar en el Gobierno central porque desde las administraciones, razonó, se pueden tomar muchas decisiones que influyan favorablemente sobre una mayoría de la ciudadanía.

Castañón lamentó las críticas que desde algunas organizaciones territoriales, caso de la asturiana, se han lanzado a la dirección estatal a cuenta de su involucración en la campaña autonómica. «Es como si en un partido de fútbol se buscan justificaciones cuando el resultado no es bueno fuera del propio equipo», dijo, llamando a la «responsabilidad» y al debate y la búsqueda de soluciones en los órganos internos.