Las cámaras asturianas impulsan una oficina para atraer inversiones

Luis Noguera, Félix Baragaño, Carlos Paniceres y Adrián Barbón, al inicio de la reunión. / PABLO LORENZANA
Luis Noguera, Félix Baragaño, Carlos Paniceres y Adrián Barbón, al inicio de la reunión. / PABLO LORENZANA

Pretenden implicar al Principado, a ejecutivos de éxito que trabajan fuera y a las grandes empresarios con raíces en la región

JOSÉ L. GONZÁLEZAVILÉS.

Las cámaras de comercio asturianas pretenden poner en marcha una oficina que trabaje para atraer inversiones a la región. Así se lo comunicaron ayer los presidentes de las tres entidades, Carlos Paniceres (Oviedo), Félix Baragaño (Gijón) y Luis Noguera (Avilés) al presidente del Principado, Adrián Barbón, en la primera reunión de trabajo que mantienen en esta legislatura.

La intención de los empresarios es crear un instrumento que implique a varios actores, el primero el Principado. «Hay que generar un nuevo ángulo, una nueva forma de hacer las cosas en las que haya colaboración público privada», señaló Carlos Paniceres.

Entre los sectores en los que se busca complicidad está, por su puesto, el empresarial. Los responsables de las cámaras asturianas pretenden atraer talento asturiano emigrado incorporando a esta oficina a ejecutivos de grandes compañías que han nacido en la región, pero que desarrollan su labor fuera de ella. «Durante años hemos estado exportando talento. Hay que aprovechar la gente con contactos para generar un lobby de asturianos por el mundo», señaló el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo.

No se olvidan los representantes camerales de los empresarios con grandes fortunas que tiene raíces en la región, personas a las que se quiere implicar en este proyecto que tiene como objetivo atraer inversiones. «También hay que implicar a la diáspora asturiana».

La entidad, según explicaron ayer los tres presidentes, pretende ser un nodo de gestión que sirva para captar inversiones pero también para ofrecer acompañamiento al inversor que decida apostar por Asturias. La labor de rastreo de los fondos europeos y la mediación con el Principado, también estarían entre sus funciones.

No fue este el único asunto que los empresarios plantearon al presidente del Principado, a quien ofrecieron toda su colaboración para «afrontar retos como la internacionalización, la despoblación y la internacionalización». Los representantes camerales señalaron la necesidad de incluir una serie de preceptos en el desarrollo de la Ley de Cámaras, el más destacable el que se refiere a las encomiendas de gestión. Félix Baragaño explicó que el actual marco regulatorio dificulta la realización de encomiendas de gestión, proyectos que gestionarían las cámaras de comercio por designación del Principado. Con la actual ley en la mano, según explicaron los representantes de las cámaras, es complicado poner en marcha estos proyectos por las dificultades burocráticas, que les restan agilidad. Otras comunidades como Castilla León y Canarias han realizado avances en este sentido, acercándose al objetivo que plantean las cámaras asturianas de conseguir una mayor colaboración entre el sector público y el privado.

Entre las preocupaciones de los representantes de las cámaras de comercio asturianas está la falta de Gobierno. El presidente de la Cámara de Comercio de Avilés señaló que el hecho de que aún no se haya formado un nuevo Ejecutivo tras las elecciones del pasado mes de abril supone una traba en diferentes ámbitos. Uno de ellos es el coste de la energía eléctrica para las grandes industrias. Luis Noguera recordó que las empresas electrointensivas están pendientes de la aprobación de un nuevo estatuto que regule el precio de la energía y que haga sus costes competitivos. Una solución que no llegará hasta que se forme un nuevo Ejecutivo.

Falta de Gobierno

Luis Noguera recordó también que la falta de Gobierno retrasa la puesta en marcha de los compromisos alcanzados por diferentes ministerios y que afectan directamente a Asturias. Es el caso de las medidas que pretende poner en marcha el Ministerio de Industria para luchar contra los problemas que acarrea el proceso de descarbonización. «Hay un compromiso por parte de Industria, en funciones ahora mismo, de desarrollar un apoyo para todo lo que ha afectado a la desindustrialización de las comarcas, de la descarbonización, que si no hay un Gobierno difícilmente se va a desarrollar», afirmó Luis Noguera.

Durante los últimos años las tres cámaras asturianas han venido desarrollando proyectos de colaboración, estrategias de sumar fuerzas para lograr objetivos comunes. En este sentido, los presidentes de las cámaras rechazaron, al menos por el momento, desarrollar un proceso de fusión, como se llegó a plantear en los últimos años.