«Invertir en derechos es más eficiente para la economía que parchear»

La candidata de la coalición Unidas Podemos al Congreso por Asturias, Sofía Castañón. / DANIEL MORA

Sofía Castañón, candidata de Unidas Podemos al Congreso: «Necesitamos que las grandes fortunas, de particulares y empresas, empiecen a tributar en España y contribuyan de manera progresiva»

PALOMA LAMADRIDGIJÓN.

Sofía Castañón (Gijón, 1983), candidata de la coalición Unidas Podemos al Congreso por Asturias, reconoce las luces y las sombras de la última legislatura y argumenta que la experiencia en la Cámara Baja, por un lado, y la autocrítica ante los errores de su partido, Podemos, por otro, le permitirán realizar un mejor trabajo en la próxima.

-Las encuestas pronostican un retroceso de Unidas Podemos. ¿A qué cree que se debe?

-Decimos, tanto cuando nos dan buenos resultados como cuando no, que las encuestas las veremos el día de las elecciones, en este caso, el 28 de abril. Es lo que nos importa y a lo que nos remitimos. Además, siempre nos ha pasado que las encuestas nos dan por debajo. Siempre gusta más valorar más las encuestas que te ponen bien, pero si le diésemos tanta importancia a los sondeos tendríamos la tentación de hacer la media y ahorrarnos el paso por las urnas.

-Algunas voces críticas apuntan a que Podemos se ha institucionalizado. ¿Es así?

-Viendo el trabajo que hemos realizado en el Congreso, no es que nos hayamos institucionalizado, pero hemos dejado de ser nuevas por una cuestión obvia que es el paso del tiempo. Hemos aprendido mucho en la institución y visto que existe la posibilidad de llegar a consensos entre grupos parlamentarios que pensamos de maneras muy distintas. Nuestro acuerdo presupuestario con el Gobierno demuestra que tiene sentido estar en la institución.

-¿Les han pasado factura las luchas internas?

-Creo que hemos manejado mal dos cosas. Por un lado, el crecimiento enorme que hemos tenido. En algunos casos hemos cometido los mismos errores que otros partidos a los que hemos criticado. Por ejemplo, he visto luchas por sillones. Esto evidentemente decepciona y, además, no nos gusta. No me siento identificada con esa praxis y creo que la mejor manera de evitar que vuelva a ocurrir es reconocerlo. El otro asunto que hemos gestionado mal es que todo eso ha generado muchísimo ruido. Queremos transparencia en nuestra gestión, pero no tanto en nuestros disensos.

-La derecha les acusa de querer romper la unidad de España. ¿Está en peligro la cohesión del país?

-Lo que está en peligro es el cumplimiento de la Constitución y creo que es de eso de lo que deberíamos hablar. Queremos ampliarla, actualizarla y reformarla. Es una Carta Magna que quiere ser garantista y que se incumple sistemáticamente. De esto tendríamos que hablar todos los días, sobre todo en estos años en los que hemos visto un debate entre dos derechas, en distintos territorios, que han intentado que no hablemos de aquello que afecta al 99% de la población.

-Parece que Vox irrumpirá en el Parlamento con fuerza. ¿Cómo explica este auge?

-Veo que hay una enorme presencia del discurso de ultraderecha que encarnan tres partidos, que en muchos casos se sale del marco democrático. Confrontar con cuestiones que son tan de consenso como el problema de las violencias machistas me parece que está fuera del marco en el que nos movemos y esto es peligroso.

-El PSOE apela al voto útil ante la «amenaza de la extrema derecha». ¿Teme que les reste votos?

-En realidad, el voto útil de la izquierda es votar a Unidas Podemos. El voto útil de la justicia social, de las garantías para el 99% de la población es el de Unidas Podemos, porque es la única manera de no tener a Albert Rivera como ministro de Trabajo o en la Moncloa. No es que lo digamos nosotras, es que lo ha dicho Ábalos, el secretario de Organización del PSOE: que quiere pactar con Ciudadanos. Si queremos tener un Gobierno de izquierdas, el voto útil es Unidas Podemos.

-¿Cuáles son los asuntos prioritarios para Asturias que llevará Unidas Podemos al Congreso?

-Asturias necesita empleos de calidad, que garanticen que se puedan desarrollar vidas y que estén en torno a un horizonte 'verde', el cual pasa por una transición energética que debe ser justa, progresiva y garantista para todas las personas que viven en Asturias y también para aquellas que quieren volver. Queremos también que la gente pueda acceder a la vivienda porque va a haber sueldos dignos gracias a que vamos a reactivar la economía y vamos a poder movernos en un ferrocarril que vertebre, de verdad, todo el territorio. Además de unas comunicaciones que van a permitir volver a los que se han ido, ya que ahora mismo tenemos un aeropuerto infrautilizado. Esto sabemos que se pueda hacer. Nos dan los números para ello.

-En su programa, señalan que por cada trabajo perdido como consecuencia de la descarbonización se crearán otros dos. ¿Cómo se llevará a cabo esta multiplicación?

-Se crean, entre otras cosas, porque las empresas de energías renovables generan empleo. Pero se tiene que asegurar, desde la participación pública, que exista un plan de desarrollo en las zonas más golpeadas por la desindustrialización. Además, queremos una auditoría independiente de los fondos mineros para saber qué ha pasado con ese dinero que no llegó a su destino.

-¿Qué medidas fiscales aplicarán para impulsar las políticas sociales que plantean?

-Necesitamos una fiscalidad justa y progresiva, que interpele a las grandes fortunas, tanto de particulares como de las empresas de mayor envergadura, para que empiecen a tributar en España y contribuyan de una manera progresiva. Quienes están soportando el peso de la mal llamada crisis son las pymes. Queremos que los autónomos contribuyan con el beneficio que tienen y no con unas cuotas que muchas veces no pueden ni siquiera cubrir. Y que nos devuelvan los más de 60.000 millones del rescate a la banca. Todo esto nos permitirá invertir en servicios públicos, que está demostrado que es mucho más eficiente para la economía. Garantizar derechos es mucho mejor que poner parches; lo que sale muy caro a un país es la desigualdad.

-Uno de los grandes problemas de Asturias es la pérdida de población. ¿Qué propone Unidas Podemos?

-Veíamos hace poco que la mayor parte de las asturianas en edad de plantearse tener familia no puede hacerlo por su precariedad laboral y la falta de políticas públicas. Esto se llama brecha salarial y en Asturias nos llevamos la palma dentro del territorio español. Además, las mujeres asturianas están soportando el peso de cuidar a cuatro generaciones y muchas veces lo hacen con pensiones exiguas. Planteamos que las escuelas de cero a tres años sean universales, públicas y gratuitas, en este orden. Asimismo, queremos permisos iguales, intransferibles y remunerados al 100%, que permitan que las mujeres dejemos de ser vistas como mano de obra de alto riesgo.

-El envejecimiento de la población está directamente vinculado a la dependencia. ¿Qué planean en esta materia?

-En Asturias, con la pirámide poblacional invertida que tenemos, lo vemos de una manera muy clara. Queremos que el conjunto del país esté a la vanguardia en atención a la dependencia. Se trata de cubrir y garantizar un derecho a ser tratadas en igualdad y a recibir los cuidados que necesitamos por las causas que sean. Requiere, por tanto, de una apuesta por el servicio de ayuda a domicilio, que se puede hacer desde las administraciones locales, que queremos que tengan mucha más capacidad de gestión y esto se arregla derogando la ley que ahora las tiene asfixiadas.

-Un 44% de los asturianos no sabe a quién votará. ¿Qué mensaje les envía a los indecisos?

-Toda la gente que no sabe si ir a votar y que le preocupa el futuro de sus hijos y sus nietos, lo que cuesta la factura de la luz, lo que pasa en su pueblo y en los vecinos tiene una respuesta. Una respuesta para garantizar los derechos de toda la ciudadanía y que vivamos en una sociedad justa, que esté a la altura del movimiento feminista, de los pensionistas y los jóvenes que nos alertan de los efectos del cambio climático. Les diría que salgan a votar el día 28 a Unidas Podemos, porque es quien garantiza que va a haber medidas para el 99% de la población. A veces, nos podremos equivocar, como cualquiera, pero podemos garantizar que no nos compra nadie.