El PDeCAT aumenta la presión y este viernes registrará la enmienda a la totalidad

Carles Campuzano. / EP

Los nacionalistas consideran insuficientes los gestos del Gobierno central en torno al relator, pero mantienen la puerta abierta

CRISTIAN REINOBarcelona

La presión aumenta sobre Pedro Sánchez. Días después de que Esquerra registrara en el Congreso una enmienda a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado, el PDeCAT anunció que este viernes por la mañana presentará en el registro del Parlamento español su enmienda a la totalidad a las Cuentas del Gobierno central. Las tesis de los dirigentes más radicales, como Puigdemont, se imponen entre las fuerzas soberanistas, pues los grupos de ambos partidos en Madrid eran partidarios hasta hace bien poco de permitir la tramitación de los Presupuestos.

Los nacionalistas lo decidieron este jueves tras una reunión al más alto nivel celebrada en el Parlamento catalán a la que asistieron todos los pesos pesados del espacio heredero de Convergència. El encuentro entre el PDeCAT y JxCat llegó en plenas negociaciones entre el Gobierno central y el catalán sobre la figura del relator y la mesa de diálogo entre partidos. La consejera de la Presidencia, Elsa Artadi, presente en la reunión, trasladó las últimas conversaciones mantenidas con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. «Constatamos que la oferta que plantea el Gobierno está muy lejos para no presentar la enmienda a la totalidad», expresó el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano.

Eso sí, los nacionalistas catalanes señalaron que aún hay tiempo y margen para llegar a un acuerdo antes de la votación del miércoles. «Hasta el último minuto, mantendremos la mano tendida», según Campuzano. JxCAT y PDeCAT exigen que, para retirar la enmienda a la totalidad, el Gobierno tendría que comprometerse al diálogo con la presencia de un relator -con funciones de mediador y verificador -y aceptar poder hablar del derecho de autodeterminación. Todo ello, en el marco de una mesa de partidos estatales donde se pueda abordar el «problema de fondo», peticiones que el Ejecutivo central se niega a aceptar, pues de momento situaría la figura del relator en la mesa de partidos catalanes, que ya existe.

La Moncloa y el Palau de la Generalitat llevan días sondeando nombres sobre quién podría ser esa figura neutral que haga de notario en las reuniones, pero mientras el Gobierno prefiere a un catalán, la Generalitat se inclina por un extranjero. Además del relator y la mesa de partidos estatales (que serían PSOE y Podemos), ERC añade la exigencia de «poner fin a la represión», que es tanto como instar a la Fiscalía a que rebaje las acusaciones de rebelión en el juicio.

Campuzano dio a entender que las conversaciones entre Madrid y Barcelona han retrocedido en las últimas horas. «Estamos más lejos del acuerdo que hace días», dijo. En esta línea, la consejera de la Presidencia, Elsa Artadi, criticó a la vicepresidenta Calvo en TV-3 por mantener una cosa en privado distinta que en público. Por ello, los dirigentes soberanistas instaron al presidente del Gobierno a que no abandone la vía de diálogo con los separatistas y le instaron a no ceder a la presión de los partidos de la derecha y a los barones del PSOE.

Más información: