El Rey convoca para el 16 y 17 la ronda definitiva para la investidura

Felipe VI recibe a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Batet asegura que ambos han coincidido en que sería bueno que España tenga un «Gobierno estable»| Si, como todo apunta, no hay candidato con opciones de ser investido el día 23, disolverá las Cortes el 24 y convocará elecciones

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El Rey recibirá los próximos días 16 y 17 a los líderes o portavoces de las fuerzas políticas con representación en el Congreso para certificar oficialmente, salvo sorpresa mayúscula, lo que ya se ha hecho explícito en las últimas jornadas: que no hay un candidato a la presidencia del Gobierno con opciones de obtener la confianza de la Cámara baja y que toca proceder a la disolución de las Cortes al concluir el día 23 y convocar elecciones para el 10 de noviembre.

Felipe VI ha recibido esta mañana a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para comunicarle las fechas elegidas para esta última ronda de contactos. En principio, con los plazos marcados aún habría margen para que el PSOE y Podemos aparquen sus diferencias y alcancen un acuerdo 'in extremis' que permita investir a Pedro Sánchez. Pero ambas fuerzas han dejado claro esta semana que no están dispuestas a dar su brazo a torcer. Ni los socialistas aceptan dar entrada a los de Pablo Iglesias en el Gobierno ni el conglomerado de izquierdas acepta otra fórmula que la del Ejecutivo de coalición.

Batet ha asegurado que ha coincidido con el Monarca en que España «necesita un Gobierno estable» que pueda hacer frente a los retos que debe afrontar el país en el corto y el medio plazo y que también comparten que es «bueno» que tras unas elecciones el país pueda «ponerse en marcha».

Calendario electoral

En todo caso, si el escenario el lunes sigue siendo el actual, no habrá propuesta de candidato ni nuevo pleno de investidura. El día 23 se cumplirán los dos meses exactos marcados por la Constitución desde la celebración del primer debate en el que Sánchez trató de elegido presidente y el 24 quedarán disueltas las Cámaras mediante un decreto firmado por el Jefe de Estado y refrendado por Batet.

Con ello se abrirá un periodo de 47 días hasta las elecciones. Lo habitual suele ser que entre la convocatoria y la celebración de los comicios haya un plazo de 54 días, pero al tratarse de una repetición electoral la campaña electoral, habitualmente de 15 días, se acorta a una semana.