Sentencia del 'procés' | ¿Qué diferencias hay entre sedición y rebelión?

Los procesados en el juicio del 'procés', durante una de las sesiones en el Tribunal Supremo
Los procesados en el juicio del 'procés', que se enfrentan a acusaciones de sedición y rebelión, durante una de las sesiones en el Tribunal Supremo. / Efe

La inminente sentencia del Tribunal Supremo tras el juicio contra los doce líderes del 'procés' se pronunciará sobre las acusaciones por sedición y rebelión

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Ya es cuestión de horas. El Tribunal Supremo dictará la sentencia del juicio del 'procés', con toda probabilidad, el próximo lunes, 14 de octubre. El fallo, que cerrará la causa de mayor impacto político y social que se ha instruido en el actual periodo democrático, dará respuesta a las muchas incógnitas que aún permanecen en torno al referéndum ilegal celebrado en Cataluña el 1 de octubre de 2017 y la declaración unilateral de independencia del 27-O. La actuación de las fuerzas de seguridad, el traslado de las urnas, el número de heridos y el coste de la consulta son algunas de las preguntas que esperan respuesta. También, cuál fue el papel de los doce líderes políticos y sociales que se han sentado en el banquillo por presuntos delitos de sedición, rebelión y malversación.

Durante los cuatro meses que duró el juicio que comenzó el pasado 12 de febrero, la Abogacía del Estado, dependiente del Ejecutivo, ha mantenido que los acusados cometieron delitos de sedición, mientras que la Fiscalía del Supremo les imputó cargos por rebelión. ¿Qué diferencia hay entre uno y otro?

La sedición es un delito regulado por el artículo 544 y siguientes del Código Penal y se atribuye a quienes «se alcen pública y tumulturiamente para impedir por la fuerza o fuera de las vías legales la aplicación de las leyes». Se castiga con penas de entre cuatro y ocho años de prisión para quienes participen en la «provocación o la conspiración», mientras que los líderes se enfrentan a penas que van de ocho a diez años de cárcel. Las autoridades que incurran en el alzamiento, por su parte, pueden ser condenados a penas de entre diez y quince años de privación de libertad.

La rebelión, delito recogido en el título de los delitos contra la Constitución del Código Penal (472 y siguientes), es una versión más grave de la sedición y se reserva para quienes se levanten «violenta y públicamente» para «derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución» o «declarar la independencia de una parte del territorio nacional». Se aplica también contra quienes actúen para despojar de sus prerrogativas al Rey, disolver las Cortes o sustituir un Gobierno por otro. De hecho, es el delito por el que se condenó a los impulsores del fallido golpe de Estado en 1981. A Antonio Tejero y Jaime Milans del Bosch se les impuso la pena máxima, treinta años de prisión, reservada para quienes se alcen utilizando las armas. Con carácter general, la rebelión se castiga penas de entre 15 y 25 años de prisión.

Así, la clave reside en determinar si hubo ejercicio de la violencia, agravante imprescindible para que exista el delito de rebelión, según el Código Penal. De ello dependerá las penas que se impongan a los doce procesados, nueve de los cuales se encuentran en prisión preventiva.

En su auto de apertura de juicio oral, el Supremo atribuye el delito de rebelión al exvicepresidente Oriol Junqueras, a los exconsejeros, Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Form, a la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell, al expresidente de la ANC Jordi Sànchez, y al presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart. También se lo imputaba, aunque no han sido juzgados en rebeldía, al expresidente Carles Puigdemont, a los exconsejeros Toni Comín y Clara Ponsatí, y a la exsecretaria general de Esquerra Marta Rovira. Tras 52 jornadas en las que han declarado cerca de 500 testigos, la Fiscalía solicitó para los primeros entre 16 y 25 años de cárcel por rebelión, mientras la Abogacía del Estado pidió de siete a 12 años por un sedición. Ahora todo está en manos de los magistrados.