La tensión entre Fernández y Mallada estalla en plena convención del PP

La tensión entre Fernández y Mallada estalla en plena convención del PP
Mallada llega a la convención nacional del PP acompañada por Pablo Álvarez-Pire, que formará parte de su equipo de campaña. / IÑAKI MARTÍNEZ

La presidenta lanza un dardo a la candidata y enoja a sus partidarios: «Unos sabemos construir, otros saben coger el relevo desde el trabajo hecho»

ANDRÉS SUÁREZ MADRID.

No se había pronunciado en público desde que la dirección nacional del PP decidiera descabalgarla de la candidatura al Principado, situando en su lugar a Teresa Mallada. Mercedes Fernández eligió la jornada de apertura de la convención que su partido celebra en Madrid para transmitir su mensaje, velado, pero con un trasfondo claro. Admitió su decepción ante lo sucedido, pero reivindicó su legitimidad como presidenta de los populares asturianos, sustentada en la victoria en un congreso, y su papel en el cierre de la crisis interna que provocó la aparición de Foro. Fue ahí donde lanzó su dardo, directamente destinado a Mallada, aunque sin citarla directamente: «Algunos sabemos construir desde cero, otros saben coger el relevo desde el trabajo hecho». Las declaraciones incendiaron el ánimo de los 'malladistas', que no ocultaron su disgusto.

Nadie en el PP asturiano oculta que la situación interna es muy delicada. Ni siquiera los contactos de los últimos días, toda vez que Mallada confirmó la celebración de una reunión con Fernández para preparar el periodo electoral que viene, parecen haber dado frutos. La intervención de ayer de la presidenta agitó sobremanera el escenario.

A las puertas del recinto que acoge la convención, Fernández dejó entrever el desgaste del golpe sufrido en los últimos días al anotar que acudía a Madrid con voluntad de «cargar las pilas» después de unos acontecimientos «radiados en directo». Pero fue contundente al dejar claro que ejercerá sin titubeos sus competencias como presidenta, un cargo que, recordó, asumió tras ganar un congreso al que se presentó «quien quiso» y donde logró un respaldo de la militancia superior al 90%.

Más información

Fue en ese punto donde Fernández sacó la artillería. Lo hizo por la vía de mirar atrás y recordar que heredó un partido «roto» por la escisión de Foro y que su único objetivo entonces fue «construir». Y sin citar a la candidata, trazó una comparación cuyo destinatario no escapó a nadie. «Algunos sabemos construir desde cero, otros saben coger el relevo desde el trabajo hecho». Fue un poco más allá y deslizó que si se van a «ganar las elecciones» el próximo mayo es por la labor «espléndida» que el partido, bajo su mando, ha realizado en estos años.

Las palabras de la presidenta, que muchos dirigentes populares conocieron por ELCOMERCIO.es de este periódico, tuvieron un efecto inmediato. Los partidarios de Mallada decían no salir de su asombro por el hecho de que Fernández se pronunciase en estos términos «con toda la plana mayor del PP delante». Un veterano dirigente no ocultaba su malestar. «Es un disparate», anotaba. Aunque de forma más prudente, populares próximos a la líder regional no compartían sus afirmaciones, no tanto por el fondo de las mismas como por el momento elegido para hacerlas públicas. En el núcleo duro, sin embargo, se podía encontrar compresión e incluso apoyo firme. «Mercedes trabajó mucho y no se merece lo que le han hecho», indicaba alguien que la conoce bien.

La sorpresa entre los 'malladistas' era mayor si cabe teniendo en cuenta que, tal y como destacaron varios de ellos, la candidata había llegado a la convención solo con buenas palabras para la presidenta. «En Asturias vamos a ir todos a una para ganar las elecciones», dijo. Preguntada por su relación con Fernández, evitó cualquier tipo de polémica. «Es muy buena, siempre lo ha sido y ahora también lo es», dijo. Y apeló al trabajo común, delimitando las competencias de cada una, «yo de candidata y ella de presidenta». Una bicefalia, remachó, que pivote sobre el «trabajo conjunto».

La escenificación de la pugna interna dejó en segundo plano el resto de cuestiones, caso de los ataques que Mallada lanzó a la descarbonización 'exprés' que afeó al PSOE y su defensa de un proceso al mismo ritmo que marca la UE y no más acelerado. En Madrid también está el candidato a la Alcaldía de Oviedo, Alfredo Canteli, que apostó por un impulso a la ciudad que, opinó, también será bueno para Asturias.

Síguenos en: